Ir a contenido

Bankinter presume de pagar casi el 30% en el impuesto de Sociedades

Dancausa asume que la banca tiene un grave problema de reputación

La consejera delegada de la entidad reclama mayor regulación de las 'fintech'

Rosa María Sánchez

María Dolores Dancausa Treviño, consejera delegada de Bankinter.

María Dolores Dancausa Treviño, consejera delegada de Bankinter. / DAVID CASTRO

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, presentó este martes su entidad como "la que más airosa salió de la crisis iniciada en el 2008" y destacó que el banco tributa en sociedades con un tipo cercano a la tasa nominal del 30% del impuesto, "sin acogerse a beneficios fiscales presentes o futuros". 

Durante su comparecencia ante la comisión parlamentaria de investigación sobre la crisis financiera en España, Dancausa explicó que al menos por el momento, su entidad no ha aplicado beneficios fiscales del tipo de los activos fiscales diferidos (DTA por su sigla en inglés) que están en el origen de la baja o nula tributación de la mayor parte de las entidades financieras españolas que critica el actual Gobierno de Pedro Sánchez.

Dancausa ha criticado los intentos de subir el impuesto de Sociedades al sector por encima del tipo actual, del 30%. En relación a la intención del Gobierno de aplicar una tasa sobre transacciones financieras, la banquera ha advertido de que este tipo de tributos puede provocar "una pérdida de competitividad" de las entidades españolas a favor de otras plazas financieras. 

Mala reputación

Los trabajos de la comisión de investigación han iniciado su última fase, en la que los responsables de las principales entidades bancarias han sido convocados a lo largo de esta semana para explicar los retos futuros del sector.

Dancausa ha asumido que la mala reputación es uno de los principales retos que tiene que afrontar el sector a corto plazo. Desde su punto de vista, por encima de los esfuerzos que ha hecho el sector en ayuda de la economía española, "lo que ha permanecido es que la banca es una maquinaria de engaño a clientes poco versados en las disciplinas financieras, e incluso supestamente analfabetos". Frente a esta interpretación, la consejera delegada ha defendido que "el cúmulo de méritos" amasados por el sector es "claramente superior al cúmulo de deméritos" y que por ello se debe "trabajar incansablemente y con la cabeza alta" para recuperar su "merecida buena reputación". 

La tributación de la banca

En línea con el debate público sobre la contribución de la banca a los ingresos públicos, Dancausa ha explicado que aún en los años de la crisis "Bankinter no ha dejado un solo año de dar beneficios, no ha dejado unsolo año de distribuir dividendos entre sus accionistas, y por supuesto, no ha dejado un solo año de pagar el impuesto en sus tasas covencionales". Según ha explicado, "además del impuesto de sociedades, próximo al 30% de los beneficios de la actividad bancariay del 25% en la actividad aseguradora, hay multitud de otras tasas e impuestos que pagamos, directa o indirectamente, el principal de los cuales es el derivado del empleo y los rendimientos del trabajo"

En particular, en el 2017 la entidad obtuvo una ganancia antes de impuestos de 676.712 millones de euros por los que tributó un total de 186.603 millones, una cifra equivalente al 27,5% del beneficio contable. El año anterior, el tipo efectivo resultante en el impuesto de sociedades fue similar, del 27%

La inexistencia de pérdidas en ejercicios pasados y el hecho de que Bankinter no hubiera participado durante la crisis financiera en la compra de ninguna otra entidad (caja de ahorros) con números rojos ha hecho que el banco no haya tenido que hacer uso de los llamados activos fiscales diferidos (beneficios fiscales pendientes de poder aplicar en años con beneficios) de los que sí han hecho uso la mayor parte del resto de entidades. La aplicación de estos activos fiscales diferidos acumulados por la banca (en torno a 30.000 millones) es la principal causa de que la gran banca tribute en el impuesto de Sociedades a una tasa media en el entorno del 6%, lejos del tipo nominal del 30% que el impuesto reserva para el sector financiero.

Reto tecnológico

En la enumeración de retos pendientes para el sector financiero, Dancausa ha citado la necesidad de mejorar la reputación, la "ingente regulación que aparece cada día", la eficiencia, la digitalización y la rentabilidad.

En relación a la aparición de nuevas entidades, tanto grandes tecnológicas como pequeñas 'fintech', Dancausa ha pedido que todas ellas se sometan "a las mismas exigencias regulatorias y a la misma normativa a la que nos vemos sometidos aquellas instituciones que somos bancos y nos declaramos bancos". 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.