Ir a contenido

Balance de las cuentas públicas del 2017

Rajoy se quedó a 7.000 millones del récord de recaudación anunciado

El IRPF aportó menos ingresos de los presupuestados porque las subidas salariales se quedaron cortas

Los ingresos del impuesto de sociedades quedaron más de 1.250 millones por debajo de lo previsto

Salvador Sabrià

El exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, hace el traspaso de poderes a María Jesús Montero.

El exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, hace el traspaso de poderes a María Jesús Montero. / PAUL HANNA

En año pasado no se logró finalmente en España el récord de recaudación por impuestos anunciado en reiteradas ocasiones como más que probable por el anterior Gobierno de Mariano Rajoy. Y no solo anunciado, sino incluso presupuestado. Así lo refleja la Agencia Tributaria en su último informe anual de recaudación, en el que consta que en el 2017 los ingresos tributarios fueron de 193.951 millones de euros, un 4,1% más que en el 2016, pero todavía por debajo de los presupuestados con una desviación negativa de 7.012 millones de euros y lejos del récord.

Precisamente una de las principales causas de esta desviación fue una medida introducida por el Ejecutivo del PP  con cambios en la gestión del impuesto sobre el valor añadido (IVA). El nuevo sistema de Suministros Inmediato de Información (SII) para grandes empresas desplazó ingresos de este impuesto del 2017 al 2018. Sin el impacto de estos cambios, la desviación negativa respecto de lo presupuestado habría sido de 2.862 millones de euros. Pero, incluso así, el cacareado y esperado récord de recaudación no se habría logrado porque no se alcanzaría la cifra de 200.676 millones de euros ingresados por impuestos en el 2007, justo antes de empezar de lleno la larga crisis.

Sin embargo, hay también otras causas de este freno en el esperado aumento de la recaudación. Así, el informe tributario constata que en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) se ingresaron casi 1.000 millones menos de lo previsto a causa del optimismo del Gobierno al hacer las previsiones de aumentos salariales. Las subidas reales de los sueldos fueron muy inferiores a las que se dibujaban en el cuadro macroeconómico, y por consiguiente, los ingresos fiscales procedentes de las nóminas también se quedaron cortos.

Por suerte para el Gobierno, las declaraciones anuales aportaron más ingresos de los previstos y compensaron en parte las escasas subidas salariales. Así, el resultado de la declaración anual del impuesto fue 2.001 millones menos negativo para las arcas del Estado que en el 2016. La AEAT explica que esto sucedió porque hubo mayores ingresos (1.168 millones), y por las menores devoluciones solicitadas y realizadas (833 millones).

La reforma fiscal

En el 2017 se notaron los últimos efectos de la rebaja del IRPF adoptada por el Gobierno del PP y que empezó a aplicarse en el ejercicio del 2015. Al hacer el balance del impacto de estos cambios en los ingresos del Estado, la autoridad tributaria calcula que "el coste definitivo de la reforma del impuesto se estima en 7.968 millones de euros". 

La reforma fiscal del PP  del 2015 costó 10.359 millones de euros de menos ingresos públicos en tres años 

El informe anual de recaudación, además, estima en 2.391 millones de euros el impacto total, desde el 2015, de la rebaja fiscal adoptada por el Gobierno de Mariano Rajoy en el impuesto de sociedades.

Así, en total, el coste definitivo de la doble reforma fiscal del Gobierno del PP se eleva a 10.359 millones de euros (repartidos en tres años), una cifra que se sitúa ligeramente por encima de los 9.000 millones de euros que estimó el exiministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, cuando diseñó los cambios legales.

Impuesto de Sociedades

Otra de las causas de haberse quedado el 2017 a las puertas del récord está relacionada con el impuesto de sociedades. Aquí la desviación respecto de lo presupuestado fue incluso superior que en el caso del IRPF (1.256 millones de euros), con el agravante de que sociedades aportó 23.143 millones, frente a los 77.038 millones del impuesto sobre la renta.  El Gobierno de Rajoy confiaba mucho en el efecto del recorte aplicado a las deducciones del impuesto de sociedades para recaudar más, pero la realidad demostró que las empresas encontraron otras vías para mantener, o incluso rebajar, sus aportaciones al fisco, pese al incremento global de beneficios.

Por el lado contrario, una de las claves del aumento total del 4,1% de ingresos no fue directamente atribuible a la política económica del Gobierno: el repunte de los precios. O sí, porque como constata la AEAT, la causa "fundamental" del cambio de tendencia en los precios en el 2017 y su entrada en la senda de las alzas fue "la evolución de los precios energéticos, con descensos en el 2016 y fuertes incrementos en el 2017". Varias fuerzas políticas atribuyen precisamente a la política energética del anterior Gobierno parte del encarecimiento de la electricidad.

El encarecimiento de la electricidad y la subida general de los precios aumenta las bases imponibles sobre las que se aplican los impuestos indirectos (IVA e impuestos especiales) y por consiguiente, la recaudación asociada a todos ellos. 

0 Comentarios
cargando