Ir a contenido

CIFRAS DEL INE

Freno en la actividad hotelera española

Las pernoctaciones se redujeron un 2,2% en julio respecto al mismo mes del 2017

En Catalunya bajaron el 6,5%, con un batacazo de casi el 12% en la zona de Tarragona

Salvador Sabrià

Turistas salen de un hotel de Barcelona.

Turistas salen de un hotel de Barcelona. / RICARD CUGAT

Los vaticinios de los empresarios y expertos del sector turístico de que este año no se lograría alcanzar los récords de viajeros y de ocupación del 2017 se están cumpliendo, como mínimo en el sector hotelero. Las pernoctaciones en establecimientos hoteleros cayeron un 2,2 % en julio en comparación con el mismo mes de 2017 y se situaron en 42,6 millones de estancias, según los datos que este viernes ha difundido el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La reducción se ha notado tanto en las estancias de los turistas españoles como las de los extranjeros, que  disminuyeron un 1,1 % y un 2,7 %, respectivamente, en este mes central del verano. La otra cara de la moneda ha sido la facturación: los hoteles facturaron 101 euros de media por habitación ocupada, lo que supone un incremento anual del 3,1%, segñun las mismas estadísticas. El cruce de los dos datos puede comportar, al final de la temporada, que pese a hospedar a menos personas, al final el resultado para el sector hotelero sea muy parecido al del año pasado.

Para el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos turísticos (Cehat), Joan Molas, este descenso era previsible y ya se ha ido apuntando en los meses previos. En parte porque se han recuperado muchos destinos turísticos competidores, y con las caídas de los principales países emisores hacia España, Reino Unido y Alemania. 

Josep Francesc Valls, catedrático de Esade especializado turismo, no consideró negativo el dato de julio, al contrario. "Se esperaba porque la actividad turística española de los últimos había ido creciendo por causas endógenas que en algún momento tenían que revertirse, y es lo que está sucediendo ahora". Lo importante, según Valls, es el gasto medio, y este parece que se mantiene al alza, recalcó. 

Los dos mercados principales, el británico y el alemán,que entre los dos copan el 45% de las pernoctaciones, bajaron un 2,5 % y un 11,4 %, respectivamente, en cuanto al número de pernoctaciones hoteleras. 

Durante los siete primeros meses, las pernoctaciones se han reducido un 0,7 % respecto al mismo periodo del año anterior. En julio también descendió la ocupación en los hoteles, con una cobertura del 71,1 % de las plazas ofertadas, lo que supone una caída del 2,4 % en relación con el mismo mes de 2017.

Baleares tuvo en este mes el mayor grado de ocupación por plazas, con el 89,5 %; seguido por Canarias (80,7 %) y Comunidad Valenciana (74 %). También Baleares fue el principal destino elegido por los viajeros no residentes en España, con un 35 % del total de pernoctaciones y una subida del 1,1 % respecto a julio de 2017.

Le sigue Catalunya, con el 20,7 % del total y un descenso en las pernoctaciones de extranjeros del 6,2%. En este caso, podría considerarse una debacle lo que ha sucedido en la provincia de Tarragona, en la que el total de viajeros cayó un 12% y las pernoctaciones también. La mayor bajada la protagonizaron los viajeros extranjeros, un 17% menos que en julio del 2017. La Federación Empresarial de Hostelería y Turismo de la provincia de Tarragona (FEHT) prefirió no evaluar sololos datos de un mes y se remitió ayer al futuro balance final de la temporada de verano. En esta línea, Molas recalcó que con los datos que se disponen de reservas hasta hoy, el mes de septiembre apunta a una ocupación hotelera similar a la del año pasado, con una clara recuperación de los mercados británico, alemán, belga y holandés. 

Los precios hoteleros se elevaron un 1,2 % en julio, con alzas del 3,6 % en Baleares y del 0,2 % en Andalucía, en tanto que se redujeron un 0,1 % en Canarias y un 2 % en Catalunya. El ingreso medio diario por habitación disponible, que está condicionado por la ocupación registrada en los establecimientos hoteleros, llegó a los 75 euros, con un incremento del 1,2 %. 

El descenso del número de viajeros y pernoctaciones en hoteles en julio contrasta con las cifras récord de pasejeros registrados en el mismo periodo en varios aeropuertos. El de Barcelona-El Prat registró precisamente el mejor mes en cifras absolutas de toda su historia, 5,17 millones, un aumento del 2,5% respecto a julio del 2017. Sin embargo, la cifra de viajeros en hoteles barceloneses el mimso mes se redujo el 0,78% y el 3,3% en el conjunto de Catalunya. Para el dirigente de los hoteleros, Joan Molas, esta discrepancia constata el auge de la oferta ilegal de pisos turísticos y por ello su organización reclama a la Administración que se adopten medidas para que todos los que hacen negocio con el turismo contribuyan también al fisco. Para otros analistas, como Valls, en realidad la discrepancia de cifras se basa en el papel creciente de nudo de conexiones del aeropuerto barcelonés, por el que cada año pasa más gente que solo lo utiliza una hora para conectar hacia otros destinos.

Temas: Hoteles Turismo

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.