Ir a contenido

Datos Eurostat

España produce la tercera electricidad más cara de Europa

La presión fiscal sobre los suministros eléctricos es la séptima más baja de los 28 estados de la Unión Europea

El kilovatio por hora producido utilizando gas es el más caro de la UE, casi el 50% más que la media europea

Gabriel Ubieto

Instalación de contadores de electricidad digitales en una comunidad de vecinos.

Instalación de contadores de electricidad digitales en una comunidad de vecinos. /

España el tercer país donde se produce la electricidad más cara de entre los 28 estados de la Unión Europea. Concretamente, en el segundo semestre del 2017, las últimas cifras actualizadas por la oficina estadística europea, Eurostat, el kilovatio por hora se pagaba libre de impuestos a 0,1712 euros. Una cifra solo superada por Irlanda, donde el coste era de 0,1865 euros, y Bélgica, a 0,1790 euros. Por el contrario, Lituania produjo la electricidad más barata, a 0,0777 euros.    

No obstante, el coste final que acaban pagando los hogares españoles por ese kilovatio hora es inferior, comparativamente hablando, una vez sumados los impuestos. España tiene la séptima carga fiscal baja en cuanto a electricidad se refiere y en precio, sumados impuestos, desciende hasta el sexto país de la UE en cuánto a precio final de la electricidad, pagando el kilovatio hora a 0,2177 euros. El peso de los impuestos en la factura de los hogares españoles es del 21,4%.  

Los impuestos tienen un mayor peso en el país que más cara pagó la electricidad en el segundo semestre del 2017: Alemania, a un total de 0,3048 euros. Una cifra 2,8 veces mayor de lo que le cuesta producir la electricidad al país germano. Los impuestos representaron el 40% del precio total que pagaron la media de los hogares de los 28 países miembros de la UE.

España produce el gas más caro 

Si España produce la tercera electricidad más cara de la UE, en cuestión de gas es la primera. El coste de la energía para los hogares vía gas ascendió en el segundo semestre a 0,0692 euros, el 49% más caro que la media europea. Una vez sumados los impuestos, en materia de gas España experimentó la misma tendencia que en electricidad y descendió hasta el cuarto puesto en cuánto a precio de la energía producida vía gas.  

Suecia fue el país que, tras sumarle los impuestos, pagó el gas más caro. Concretamente el peso de los impuestos en la factura del gas fue del 45,3%, mientras que este en España fue del 20%, el país con la novena fiscalidad más baja.

Los costes de red, detallados

La oficina de Eurostat ha publicado este lunes, por primera vez, el coste desgranado de la electricidad y el gas, desglosando factores como el coste de mantenimiento de la red. Bélgica fue en el 2017 el país que más pagó por el mantenimiento de su red eléctrica, concretamente 0,1015 euros por kilovatio hora generado, el 35,7% del coste total. En el gas su homólogo fue Irlanda, con 0,0448 euros por kilovatio hora, el 46,5% del total. En la tabla baja de electricidad estuvo Bulgaria (0,0233 euros, el 24% del total) y en la del gas Estonia (0,0073 euros, el 17,6%). Los datos publicados por Eurostat todavía no cuentan con los costes de red del caso español detallados.