Ir a contenido

AEROLÍNEAS

Las huelgas y los retrasos costaron a Vueling 20 millones en el segundo trimestre

La 'low cost' fue la única firma de IAG que cerró el primer semestre con un resultado negativo

Josep M. Berengueras

Mostradores de facturación de Vueling, en el aeropuerto de El Prat.

Mostradores de facturación de Vueling, en el aeropuerto de El Prat. / ELISENDA PONS

Las huelgas y los retrasos tienen un coste. Vueling incurrió en un coste adicional de 20 millones de euros en el segundo trimestre derivado de los problemas de operativa y de las huelgas de controladores, según ha revelado esta mañana el hólding International Consolidated Airlines Group (IAG), que integra a las aerolíneas British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus.

El aeropuerto de Barcelona está siendo de los más afectados de Europa por los retrasos cancelaciones este verano. Solo en julio, Vueling tuvo que cancelar alrededor de 400 vuelos (opera unos 12.000 vuelos al mes en Barcelona), confirmó este jueves el presidente de Vueling, Javier Sánchez-Prieto. A ello hay que sumar los miles de vuelos con retrasos (alrededor del 40% entre todas sus bases). "Se habla mucho de Barcelona, donde somos líderes y, por tanto, somos los más afectados. Pero hay que ver imágenes de Londres, Alemania o Austria, donde les pasa lo mismo que a nosotros, con miles de pasajeros afectados todos los días", agregó Sánchez-Prieto. La puntualidad en la red de Easyjet, por ejemplo, fue solo cuatro puntos superior a la de Vueling, idénticas cifras que Volotea. Ryanair, mientras, tuvo que cancelar 1.000 vuelos en julio, con 200.000 pasajeros afectados.

IAG afirma que son las huelgas de los controladores franceses (en especial en Marsella) las que tienen "impacto" en Barcelona y en el turismo en España. Tras presentar resultados, el consejero delegado de IAG), Willie Walsh, afirmó que estos paros representan un desafío para la aerolínea,  y que Vueling se ha visto particularmente afectada por estas medidas de fuerza.

"Vueling se vio particularmente afectada e incurrió en un coste adicional de incidencias de 20 millones de euros en el trimestre", afirmó Walsh. "El sistema de control aéreo europeo está roto, no funciona. Hay días en que se acumulan más de 300.000 minutos de retrasos", afirmó por su parte Sánchez-Prieto. "Las principales aerlíneas estamos urgiendo a que se tomen medidas porque es un problema global", destacó.

Según Sánchez-Prieto, "la gran mayoría" de los retrasos y cancelaciones que sufren a diario son debidos a problemas de control del tráfico aéreo, no a falta de efectivos. "Somos la compañía de Europa que tenemos más reserva de aviones (ocho), con 30 tripulaciones en reserva para afrontar incidencias", defendió.

Según Eurocontrol, más del 70% de los retrasos y cancelaciones son debidos a problemas de gestión del tráfico aéreo.

Resultados

Los costes extraordinarios llevaron a Vueling a ser la única firma del grupo que cerró el primer semestre con un resultado negativo. British Airways logró un beneficio de 868 millones de euros (740 millones de euros en el 2017 reformulado) y unos ingresos de 6.872 millones de euros (+4,4%), mientras que Aer Lingus obtuvo un beneficio de 104 millones de euros (53 millones de euros en 2017 reformulado) y facturó 899 millones de euros (+11,5%).

De su lado, Iberia consiguió un beneficio de 102 millones de euros (87 millones en 2017 reformulado) y unos ingresos de 2.317 millones de euros (+1,2%). Vueling, en cambio, registró una pérdida de 11 millones de euros en el primer semestre y una facturación de 1.006 millones de euros, el 11,6% más. Según los datos aportados por el grupo, los paros de control afectaron a 2.700 vuelos y cerca de 325.000 pasajeros.

El 'holding' IAG, que engloba a Iberia, British Airways (BA), Vueling y Aer Lingus, registró un beneficio de operaciones antes de partidas excepcionales de 835 millones de euros hasta junio, lo que supone un 24,8% más respecto a un año antes, pese al impacto de la huelga de los controladores franceses.

No obstante, si se incluyen las partidas extraordinarias, dispara su beneficio hasta los 1.408 millones de euros, más del doble que un año antes (607 millones), por el impacto del cambio efectuado en su sistema de pensiones, según ha informado este viernes la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De enero a junio, los ingresos alcanzaron los 11.206 millones de euros, un 3,1% más, mientras que el beneficio de las operaciones antes de partidas excepcionales ascendió a 1.115 millones, lo que supone un 17,4% más con respecto al mismo periodo de 2017 y una mejora de 165 millones de euros con respecto al año anterior.