Ir a contenido

INDUSTRIA

Los sindicatos piden a Maroto impulsar las empresas de baterías en España

Según CC.OO. en el ministerio de Industria ya se está estudiando la implantación de una fábrica de baterías en España

UGT y CC.OO. coinciden con la ministra en la necesidad de crear un Pacto por la Industria y observatorios sectoriales

Sara Ledo

Punto de recarga de coche eléctrico.

Punto de recarga de coche eléctrico.

Los sindicatos UGT y CC.OO. Industria han tenido este miércoles su primera reunión con la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, desde que fue nombrada, en la que le han pedido impulsar la implantación de empresas de baterías en España, una de las principales necesidades del sector de la automoción, para el desarrollo del coche eléctrico. Ante lo cual desde el ministerio les han confirmado que ya están trabajando en ello. "Ellos (ministerio de Industria) ven muy importante que España pueda disponer de una fábrica de baterías y son conscientes de la importancia que tanto nosotros como el propio sector de automoción le han trasladado sobre esa necesidad y, por tanto, están estudiando algún proyecto concreto de fábrica de baterías en España", anunció en declaraciones a EL PERIÓDICO el secretario general de CC.OO Industria, Agustín Martín. 

La falta de empresas de producción de baterías es uno de los principales "cuellos de botella" para el despliegue del coche eléctrico en Europa, pues las principales industrias en este ámbito están en Corea, Japón, China y Estados Unidos, por lo que el establecimiento de un punto de fabricación en España facilitaría la integración en el parque de constructores y componentes español del coche eléctrico y serviría de avanzadilla hacia la electrificación del automóvil en el continente

En la reunión, en la que el secretario general de Industria de la CC.OO, Agustín Martín, y de UGT, Pedro Hojas, estuvieron acompañados por una amplia representación de CEOE y Cepyme, se abordó además de la implantación del coche eléctrico, el desarrollo de nuevos materiales y combustibles y la importancia de la digitalización de la industria. Y se le dio un pequeño tirón de orejas al ministerio de Transición Energética: "Lo que hemos venido a decir es que tengamos cuidado cómo anunciamos cosas y situamos elementos que puedan condicionar la evolución de un sector", explicó Agustín Martín, en relación a las declaraciones sobre el fin del diésel de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

"Sabemos que tenemos que ir hacia una economía descarbonizada y sostenible pero tiene que estar alineado con los procesos de transformación, no se pueden dar informaciones que generan incertidumbre en los consumidores. El problema no son los coches que se fabrican ahora de diesel que vienen con unas emisiones muy bajas si no la obsolescencia del parque automovilístico", precisó Martín. 

Por otra parte, sobre la evolución de algunos sectores energéticos que parecen destinados a su abolición, los sindicatos recordaron a Reyes Maroto que "no sería oportuno establecer objetivos sobre el futuro de determinadas industrias sin asegurar previamente su transición" porque se corre el riesgo de "descapitalizar sectores enteros" como la siderurgialas nucleares o los hidrocarburos, sostuvieron.

Coordinación interministerial

La reunión, en la que la amplia representación impidió profundizar en muchos de los temas, sirvió para que sindicatos y patronal tomasen el pulso a la ministra con quien coincidieron en dar continuidad a un Pacto por la Industria y en la creación de observatorios sectoriales. Además, conscientes del amplio abanico de ministerios que directa o indirectamente están relacionados con la industria, como es el caso del de Economía, Transición Ecológica, Ciencia e Innovación y Hacienda, los sindicatos le pidieron a Maroto "coordinación" entre todos. 

0 Comentarios
cargando