Ir a contenido

consejo de política fiscal

Catalunya recibirá 20.157,89 millones del sistema de financiación, 5,16% más

De la cantidad total, 19.019 millones serán anticipos a cuenta, lo que supone un incremento del 7,77%

La ministra de Hacienda da por hecho que el Gobierno no logrará aprobar unos objetivos de déficit más suaves

Agustí Sala / Pablo Allendesalazar

Las ministras de Hacienda, María Jesús Montero, y Política Territorial, Maritxell Batet, presidiendo el CPFF.

Las ministras de Hacienda, María Jesús Montero, y Política Territorial, Maritxell Batet, presidiendo el CPFF. / DAVID CASTRO

Más ingresos, pero también un objetivo de déficit más estricto. Catalunya recibirá para el año que viene 20.157,89 millones de euros del sistema de financiación autonómica, lo que supone un aumento del 5,16%. De esta cifra, 19.019,11 millones corresponden a los anticipos a cuenta de su participación en los impuestos que el Estado prevé recaudar el año que viene, con un alza del 7,77%. Los 1.263,57 millones restantes proceden de la previsión de liquidación del 2017 (la diferencia entre lo que se adelantó y lo que finalmente se recaudó), según ha podido saber este diario de fuentes conocedoras del reparto de las cantidades del sistema.

Para el 2018, el Gobierno anterior comunicó que la cantidad total sería de 19.111 millones, pero en enero pasado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, la redujo hasta 18.717,2 millones. El recorte se aplicó a todas las comunidades, amparándose en que se habían prorrogado los Presupuestos de Estado. Tras el ajuste, la cantidad por aticipos fue de 16.713,2 millones, 780 millones menos de los anunciados en julio del año pasado mientras que la previsión de liquidación se mantuvo en 1.618 millones.   

La cantidad de anticipo a cuenta para el 2019 forma parte de los 102.920 millones de euros que recibirán las autonomías, un 7,23% más, según ha anunciado este martes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Teniendo también en cuenta la liquidación del ejercicio 2017, la cifra asciende a 107.978 millones, el 4% más, en línea con el presente ejercicio (3,9%). Tras la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), al que ha vuelto a no acudir la Generalitat, la ministra ha animado también a las comunidades a comenzar a elaborar durante agosto sus proyectos de presupuestos para el año que viene. En este sentido, ha anunciado que habilitará los "mecanismos legales" para que ello sea posible. "No voy a hacer como (su antecesor) Montoro, que presionaba a los grupos parlamentarios para que le aprobasen los presupuestos del Estado porque si no no habría presupuestos autonómicos", ha asegurado.

Sin apoyos

Montero también ha dado prácticamente por hecho que el Gobierno no podrá aprobar la relajación de los objetivos de déficit por valor de unos 6.000 millones de euros que el Congreso le tumbó el viernes pasado. Pese a que el proyecto no salió adelante por la abstención de muchos de los partidos que apoyaron la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la presidencia, la ministra ha cargado únicamente contra el PP, que tenía la capacidad de vetar la senda en el Senado: "El PP sigue creyendo que cuanto más recortes mejor". 

Asimismo, ha asegurado que el Estado cederá más recursos a las autonomías cuando se cambie el sistema de financiación autonómica, pero ha negado que la reforma del mismo pueda aprobarse esta legislatura, en contra de lo que el Gobierno dio a entender hace una semana. "Si somos realistas, sabemos que ese debate (entre las autonomías y el Gobierno sobre los distintos aspectos del modelo) no se va a poder solventar en cinco o seis meses", ha argumentado. El objetivo del Ejecutivo, ha explicado, es que el grupo de trabajo político que comenzará a reunirse tras el verano avance todo lo posible para que la reforma pueda aprobarse la próxima legislatura. 

Misma senda en un mes

La reunión entre la ministra y los consejeros autonómicas se ha centrado en explicar el escenario que se abre después del rechazo del Congreso a la nueva senda de déficit negociada por el Gobierno con la Comisión Europea. Hacienda, en consecuencia, ha retirado del orden del día la votación de la fijación de los objetivo por comunidades. El nuevo objetivo para el 2019 era un desfase de las cuentas públicas del 1,8%, frente al 1,3% fijado por el Ejecutivo de Rajoy. De las cinco décimas de margen ganado, Hacienda había propuesto conceder dos a las comunidades autónomas, lo que implicaba que tuvieran unos 2.500 millones de euros de mayor holgura presupuestaria, de los que 486 millones corresponderían a Catalunya

Las autonomías gobernadas por el PP y Canarias ya votaron en contra de la suavización del déficit en la anterior reunión del CPFF hace unos días. La propuesta salió adelante porque el Gobierno tiene mayoría de votos en este órgano y con el apoyo de las regiones socialistas (salvo la Comunidad Valenciana, que se abstuvo). Sin embargo, el Congreso echó para atrás el proyecto el viernes pasado con la abstención Unidos Podemos, ERC, PDECat y Compromís y el voto en contra de PP, Ciudadanos, Foro Asturias, Coalición Canaria, UPN y Bildu.

Pese a ello, Montero ha dado a entender que tiene la intención de presentar la misma senda de déficit en un mes ("No parece conveniente su reforma") para que se someta de nuevo a votación en el Congreso, y luego presentar su anteproyecto de Presupuestos del Estado antes del 30 de septiembre. Si la Cámara vuelve a rechazar los objetivos fiscales, Hacienda ha advertido de que se tendrán que aplicar los anteriores del Gobierno de Rajoy, que obligarían a un ajuste mayor del pactado con Bruselas que perjudicaría sobre todo a las autonomías y la Seguridad Social, ya que el Gobierno solo se reservó una décima del margen de déficit, lo que apenas restaría unos 1.200 millones al techo de gasto aprobado de 125.064 millones.

0 Comentarios
cargando