Ir a contenido

Estabilidad presupuestaria

El Gobierno confía en que los barones del PP validen el objetivo de déficit

Hacienda aspira a que los líderes territoriales presionen para que el PP no se oponga en Congreso y Senado

El Govern no asistirá a la reunión del Consejo de Política Fiscal de hoy y reclama una conversación bilateral

El Periódico

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante el debate de los Presupuestos en el pleno del Senado.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante el debate de los Presupuestos en el pleno del Senado. / David Castro

El Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) fijará este jueves los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para las comunidades autónomas en una reunión a la que no asistirá el conseller de Economía del Govern, Pere Aragonès, que reclama un encuentro bilateral. El cónclave es significativo por dos razones fundamentales.

En primer lugar, porque el Gobierno comprobará si los barones del PP aceptan el proyecto. Pedro Sánchez necesita que los líderes territoriales presionen al partido conservador para que éste se avenga a aprobar el objetivo de déficit (requisito previo al techo de gasto) en el Congreso y el Senado. En favor de los socialistas juegan los 2.500 millones de euros que el presidente inyectará a los territorios en el 2019 tras arrancar en Bruselas la autorización para relajar el déficit autonómico del 0,1% del PIB al 0,3%. 

Para 2020, España deberá recortar los números rojos hasta el 1,1%, frente al 0,5% inicial, y en 2021, cuando España debía registrar un superávit del 0,1%, el primero después de 14 años en déficit, ahora podrá tener un déficit del 0,4%. El CPFF, donde están representadas todas las comunidades, deberá aprobar el reparto de la cifra global de déficit para las autonomías.

En segundo lugar, la ministra de Hacienda, María Jesús Montoro, concretará a los consejeros sobre los planes del Gobierno sobre la modificación del viejo sistema de financiación autonómica. Sánchez anunció en junio que en esta legislatura no tendrá tiempo de reformar todo el modelo, como esperaban los territorios, pero sí comprometió "mejoras" en lo inmediato que no concretó.

Esta tarde los líderes territoriales tendrán oportunidad de pedirle a la ministra de Hacienda que desgrane los planes que el Ejecutivo tiene en ese sentido.

En el orden del día de la reunión del CPFF figura también el examen y, en su caso, aprobación de la propuesta de crear un grupo de trabajo para la coordinación de la tributación propia de las comunidades, así como de la propuesta de elección o renovación, por un periodo de cinco años, del presidente de la Junta Arbitral de Resolución de Conflictos en materia de tributos del Estado cedidos a las autonomías.

Aprobación del techo de gasto

La fijación de los objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda de las CCAA, así como de los ayuntamientos, es requisito previo a la aprobación del límite de gasto no financiero, conocido como 'techo de gasto', con el que se da el pistoletazo de salida a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019.

La ministra de Hacienda ya ha adelantado que el 'techo de gasto' para 2019 será superior al de 2018, cuando se situó en 119.834 millones de euros. El Ejecutivo prevé aprobarlo en el Consejo de Ministros de este viernes, 20 de julio. La aprobación del 'techo de gasto' en el Consejo de Ministros suele ir acompañada de una actualización del cuadro macroeconómico.

Una vez pasados estos trámites, el debate y votación del acuerdo de estabilidad se celebrará el martes 24 de julio en el Congreso y posteriormente en el Senado. En el caso de que el Parlamento no lo apruebe, el Gobierno deberá volver a remitir a las Cortes un nuevo acuerdo en un plazo máximo de un mes, según la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

El acuerdo de estabilidad que tiene que ser refrendado por las Cortes incluye los objetivos de déficit, deuda y la regla de gasto para las distintas administraciones, así como el límite de gasto no financiero del Estado, si bien fuentes del Gobierno precisaron que lo que realmente se aprueba en el Parlamento son los objetivos de estabilidad presupuestaria y no el límite de gasto no financiero, sobre el que el Ejecutivo se limita a informar a las Cortes.

De esta forma, el posible rechazo no es óbice para que el Gobierno pueda aprobar en septiembre el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019, el cual debe ser remitido por el Gobierno a las Cortes antes del 30 de septiembre, según recoge la propia Constitución, por lo que el Ejecutivo de Pedro Sánchez podría intentar sacar adelante las cuentas públicas de 2019 con independencia de que consiga o no los apoyos suficientes para aprobar los objetivos de déficit y deuda.

Eso sí, la no aprobación del acuerdo de estabilidad no sería bien vista desde Bruselas, ya que evidenciaría la debilidad del Ejecutivo y podría despertar recelos de las instituciones europeas, teniendo en cuenta que el acuerdo establece los límites de las cuentas del próximo año y el reparto del esfuerzo en la reducción del déficit entre las diferentes administraciones.

Trámite complicado

Además, Pedro Sánchez tendrá difícil recabar los apoyos para sacar adelante los objetivos de déficit y deuda y el techo de gasto, dado que deberá conseguir el apoyo de partidos tan dispares como Podemos, PDCaT o el PNV, grupos que apoyaron la moción de censura.

De hecho, desde Unidos Podemos reclaman un aumento del 'techo de gasto' de unos 15.000 millones, lo que supondría pasar de los 119.834 millones de este año (cuando subió un 1,3%), al entorno de los 135.000 millones de euros.

Otra dificultad añadida será la mayoría absoluta del PP en el Senado, que muy probablemente tumbaría el techo de gasto de ser aprobado en el Congreso.

0 Comentarios
cargando