Ir a contenido

Estudio de Manpower

Catalunya recuperará los niveles de empleo precrisis en el 2021

Un estudio de Manpower radiografía el mercado laboral tras la crisis económica y muestra que la recuperación tiene rostro de mujer de mediana edad y con contrato indefinido y de alta cualificación en el sector servicios

Gabriel Ubieto

Dos trabajadoras durante su jornada laboral en la cadena de montaje de una empresa española.

Dos trabajadoras durante su jornada laboral en la cadena de montaje de una empresa española. / JOSEP GARCIA

Catalunya ha recuperado los niveles de crecimiento del PIB previos a la crisis, pero habrá que esperar hasta el 2021 para que la bonanza de la macroeconomía se traduzca en la recuperación también del empleo. Así lo apunta el índice número 51 de la consultora de recursos humanos Manpower, presentado en Barcelona este miércoles, que radiografía también la reestructuración del mercado laboral tras el estallido financiero e inmobiliario del 2007.

A fecha del 2018, en el "quinto año de la recuperación", como lo ha descrito el autor del estudio y catedrático emérito de economía aplicada de la Universitat Autónomoa de Barcelona, Josep Oliver, se han recuperado un total de 362.000 puestos de trabajo de los 665.000 destruidos desde el 2007. Las cifras de ocupación, pues, están a medio camino, aunque las tendencias en el tipo de empleos son algo diferentes a las previas a la crisis. 

Los datos presentados por el índice número 51 de Manpower muestran una recuperación que tiene rostro de mujer, de mediana edad, con un contrato indefinido, de formación cualificada y empleada en el sector servicios. Si durante la crisis, los hombres sufrieron la pérdida de puestos de trabajo más intensamente que las mujeres, en el momento de la recuperación, las mujeres registran mayores incrementos acumulados. Tomando de referencia el 2007, actualmente hay 1,6% más mujeres trabajando en Catalunya, frente al 15,9% menos de hombres que en la misma fecha.

"No hay jóvenes y no hay puestos de trabajo para los jóvenes"

Uno de los aspectos que más ha destacado Oliver en su presentación ha sido el desplazamiento demográfico del mercado de trabajo, apoyándose más intensamente en las franjas de edad entre los 35 y los 64 años. Si la ocupación ha crecido desde el 2007 entre los adultos y adultos mayores el 14,3%, entre los jóvenes ha descendido el 40,8%. "No hay jóvenes y no hay puestos de trabajo para los jóvenes", ha afirmado el autor, aludiendo tanto a causas de la pirámide demográfica como a la fuga de talentos.

Mejora la calidad del empleo creado

La calidad del empleo recuperado ha sido una de las notas positivas que destaca el informe, a pesar de que este todavía no es igual que antes del 2007. Los datos de temporalidad lo reflejan, ya que, si bien las jornadas a tiempo completo se han incrementado el 13,3% desde el 2013, más intensamente que las de tiempo parcial (+7,3%), todavía presentan niveles inferiores a los del inicio de la crisis. Concretamente, el acumulado muestra el 11,8% menos de contratos a tiempo completo y el 18,9% más a tiempo parcial.

La calidad del empleo creado afecta también a los perfiles profesionales buscados. Un apartado en el que las áreas de recursos humanos detectan asignaturas pendientes. "Uno de cada dos puestos de trabajo se queda vacante por falta de un candidato correctamente formado", ha afirmado el director de la región mediterránea de Manpower, Raúl Grijalba. En este sentido, los beneficiados del mercado laboral post crisis son los técnicos y profesionales liberales, en detrimento de aquellos perfiles menos cualificados. La estadística refleja que el trabajo cualificado ha aumentado su peso en la ocupación el 54,3% desde 2007, mientras que el no cualificado lo ha hecho al 10,9%.

Domina el sector servicios

Por sectores, uno de los más dinámicos tras la crisis ha sido el de la industria, que entre el primer trimestre del 2017 y el del 2018 creció el 9,5%. No obstante, la crisis ha 'terciarizado' la economía catalana y española, ya que, si bien antes del 2007 el peso de este sector era inferior a la media europea, a cierre del 2017 ocupaba al 73,1% de la población en Catalunya. Una cifra cinco décimas superior a la media de las 19 primeras economías de la zona euro.

0 Comentarios
cargando