Ir a contenido

La riqueza financiera de los hogares baja frente al PIB

El sector privado reduce su deuda pero se ve perjudicado por la caída de la bolsa

P. Allendesalazar / Madrid

Sede del Banco de España, en la calle de Alcalá, de Madrid.

Sede del Banco de España, en la calle de Alcalá, de Madrid. / AGUSTÍN CATALÁN

Menos deuda, pero también menos patrimonio. La riqueza financiera neta de los hogares y las instituciones sin ánimo de lucro, medida como la diferencia entre sus activos y sus pasivos, se situó en el 116% del PIB al cierre del primer trimestre, lo que supone una caída de 4,6 puntos porcentuales respecto a la de un año antes. En términos absolutos, el sector privado alcanzó a finales de marzo un superávit financiero de 1.361 millones de euros, igual al de doce meses antes pero un 1,24% inferior al del finales del año pasado, según ha informado este lunes el Banco de España.

Esta caída relativa de la riqueza privada se ha producido pese a que las familias y empresas han seguido reduciendo su endeudamiento. La deuda bruta del sector privado se situó en 1,837 billones de euros en marzo, el 1,9% menos que un año antes. La reducción fue mucho más pronunciada en las sociedades (2,6%, hasta los 1,12 billones) que en los hogares (0,7%, a los 0,71 billones). En términos relativos, el sector privado debe el equivalente al 156,4% del PIB, lo que supone un descenso de 9,4 puntos porcentuales. Lógicamente también en este caso con una mejora mayor en las empresas (6,5 puntos, hasta el 95,9%) que en las familias (2,9 puntos, al 60,5%).

El problema para los hogares e instituciones sin ánimo de lucro es que sus activos financieros también cayeron. Al cierre del primer trimestre se situaban en 2,133 billones de euros, un 0,2% menos que doce meses antes. El descenso se debió a una pérdida de valor de los activos de 24.000 millones de euros debida sobre todo al mal comportamiento de la bolsa. Las familias compraron nuevos activos por valor de 19.000 millones que no pudieron compensar dicha depreciación. En relación al PIB, su patrimonio bruto cerró marzo en el 181,6%, casi ocho puntos porcentuales menos que un año antes. Esta caída es más abultada porque el crecimiento económico no ha ido parejo al crecimiento del patrimonio neto privado. 

Más fondos de inversión

Por componentes, el grueso de los activos financieros de los hogares se encontraba a finales del primer trimestre en efectivo y depósitos (el 40% del total), seguido de participaciones en el capital (25%), seguros y fondos de pensiones (17%) y participaciones en fondos de inversión (15 %). Sin embargo, este último fue el componente que más incrementó su peso (1,2 puntos porcentuales), mientras que las participaciones en el capital fue el que más se redujo por la caída de la bolsa (1,8 puntos porcentuales).

La evolución de los activos financieros de los hogares es buen indicador de la evolución de los hábitos de ahorro. Las familias acumularon en marzo la cifra más baja en efectivo desde marzo del 2004: 59.232 millones de euros. Las participaciones en fondos de inversión, en cambio, marcaron su séptimo máximo históricos trimestral consecutivo en línea con los esfuerzos que lleva años haciendo la banca para que sus clientes pasen de los depósitos a estos otros productos, más rentables para el sector.