Ir a contenido

Comisión Europea

Bruselas rebaja la previsión de crecimiento español al 2,8%

La Comisión Europea recorta las expectativas por las tensiones geopolíticas, el proteccionismo y el aumento de los precios del petróleo

Enfría también el optimismo en la Eurozona y la Unión Europea al situar el PIB en el 2,1%, dos décimas menos de lo previsto en mayo

Silvia Martinez / Bruselas

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici. / OLIVIER HOSLET (EFE)

La economía española creció un 3,1% el año pasado y de momento ha mostrado "pocas señales de desaceleración" pero todos los factores de compensación no serán suficientes para evitar una ligera revisión a la baja del producto interior bruto este año. Según las nuevas previsiones económicas de la Comisión Europea, España crecerá en el 2018 un 2,8%una décima menos de lo anunciado el pasado 3 mayo. Para el 2019 mantiene la cifra del 2,4%.

Las medidas expansivas adicionales que se incluyeron en la ley de presupuestos para el 2018 -aprobada el 28 de junio, después de la fecha de corte de estas previsiones- proporcionarán un impulso adicional al crecimiento en el 2018, principalmente a través del consumo privado. Un mayor incremento de lo esperado de los salarios reales y una creación de empleo dinámica repercutirán además en el gasto de los consumidores.

Sin embargo, el efecto neto de estos factores en el crecimiento real del PIB será "ligeramente negativo" durante 2018 lo que ha llevado a Bruselas a rebajar una décima su pronóstico respecto al que anunció hace tan solo dos meses. Para 2019 el efecto neto es de momento "neutral" por lo que la previsión se mantiene en el 2,4%. El documento, que solo incluye datos de crecimiento y de inflación, achaca esta moderación a varios factores.

Tensiones geopolíticas y proteccionismo

Para empezar, el aumento de los riesgos en el exterior debido a un entorno "menos favorable" causado por las tensiones comerciales y el aumento de proteccionismo de Estados Unidos que repercuten negativamente en la economía y generan incertidumbre. A esto se suma un aumento de los precios del petróleo desde la primavera por encima de lo esperado que afectará negativamente a la demanda interna en 2018 y que será ligeramente menor el próximo año.

Además, la composición del crecimiento durante el primer trimestre del año pone de manifiesto una mayor debilidad de las exportaciones netas e inversiones no relacionadas con la construcción, si bien fueron compensadas por un fuerte consumo y por la construcción residencial. De hecho, se espera que el consumo y la inversión en la construcción sigan siendo los componentes de demanda más dinámicos.

Las nuevas previsiones también confirman un aumento de la inflación que se situó en el mes de mayo en el 2,1% gracias a la evolución de los precios del petróleo y se espera que alcance su pico en el tercer trimestre de este año aunque Bruselas augura una media anual del 1,8% en el 2018 y del 1,6% en el 2019. En cuanto a la inflación subyacente, los técnicos de la Dirección de asuntos económicos del Ejecutivo estiman que aumentará de forma gradual debido al crecimiento salarial en el sector privado gracias al pacto entre los interlocutores sociales.

Rebaja en la Eurozona

La rebaja de las expectativas de crecimiento no solo afecta a España que aún así seguirá creciendo por encima de Francia o Alemania. Según el Ejecutivo comunitario, tanto la zona euro como el conjunto de la Unión Europea crecerán menos de lo previsto el pasado 3 de mayo. Concretamente dos décimas menos, lo que sitúa la nueva previsión en el 2,1% tanto en la Eurozona como en el conjunto de la UE y en el 2% el próximo año.  

El crecimiento económico, insiste Bruselas, seguirá siendo sólido aunque un poco menos debido también a los riesgos geopolíticos que llegan del exterior y que podrían afectar negativamente al comercio. En cuanto a la previsión del 2019, el dato no tiene en cuenta las negociaciones sobre el brexit.

"La revisión del crecimiento desde mayo muestra que un entorno externo desfavorable, como las crecientes tensiones comerciales con Estados Unidos, puede reducir la confianza y afectar la expansión económica", ha avisado el vicepresidente de la Comisión, Valdis Dombrovskis. A su juicio, los crecientes riesgos externos son un recordatorio de que es necesario fortalecer la resiliencia de la economía individual y de la zona del euro en su conjunto. "Las guerras comerciales no tienen ganadores solo damnificados", ha advertido el comisario Pierre Moscovici a través de un comunicado. 

0 Comentarios
cargando