Ir a contenido

Historias Mínimas

Aromáticas graduadas

On the rocks elabora en Vimbodí licores a base de plantas y especies cultivadas en la zona

Carme Escales

María de la Peña en la destilería de On the rocks. 

María de la Peña en la destilería de On the rocks.  / JOAN REVILLAS

Típica sobremesa en una cena en casa de unos amigos. Es algo común echar una ojeada a los licores que se sacan a la mesa y si no hay ninguno que nos convenza, prescindir de esas dulces e intensas bebidas. Lo que ya no es tan frecuente es que alguien de los presentes se pregunte qué falta o sobra en esos licores para poder disfrutar de ellos. Y, aún menos, que se proponga sorprender elaborando personalmente algo que lo supere.

    Así empieza la historia de On the rocks, el sello bajo el cual Maria de la Peña y Rosa Roca después de aquella cena en la que acabaron retando a sus amigos a reinventar la bebida espirituosa, elaboran licores con plantas aromáticas de la zona mediterránea como romero, tomillo, menta o magnolias que ellas mismas cultivan en un huerto. Especias como la vainilla y canela las compran, pero su producción se basa en el quilómetro cero que ellas mismas se han marcado. Y en la calidad del producto, ese mimo artesano se deja sentir. En tres años se han hecho con una treintena de premios, entre ellos el licor del año en España 2017 en la International Wine Competition de Berlin y el mejor vermut de este 2018 el Wine Up! celebrado en Tomelloso el pasado abril. «Somos una empresa pequeña, con dos personas en plantilla y diversos profesionales en colaboración, como los comerciales», explica una de las fundadoras de On the rocks, María de la Peña. «Preparamos los licores de manera completamente artesanal, no bajo el concepto de economía de escala, por eso los costes productivos son altos. Pese a ello, intentamos que el precio final sea asequible», puntualiza de la Peña. On the rocks tiene ya una docena de licores diferentes de su propia marca.  La botella pequeña, de 500 ml, cuesta 14,90 euors y la de 700 ml, 18,50. Además, producen el licor de hierbas del Monestir de Poblet y el licor de arroz de Lo nostre arròs del Delta del Ebro.

    «Nos enfocamos a vinacotecas y licorerías, y no a grandes superficies comerciales», señala la elaboradora de On the rocks, que también despacha su productos a través de su tienda online www.tienda.spiritontherocks.com. Sus licores se saborean ya en el extranjero. Por el momento se venden ya en Suiza, Andorra, están en gestión ya importadores en Estados Unidos y Canadá «y a corto plazo queremos llegar también a México y China», añade de la Peña. El propósito de la empresa es doblar la facturación del pasado año, que fue de 65.000 euros.

Lico-turismo

Con una inversión inicial de 50.000 euros, Rosa y María adecuaron una nave como obrador en Vimbodí y Poblet activaron el cultivo de la materia prima para sus elaboraciones. Hoy todo el proceso es parte de una visita guiada a quienes, además de comprar in situ sus licores, pueden ver el lugar donde se hace, con qué ingredientes se prepara y cómo se elabora. «Menos el almacén donde están los palés preparados para distribuir las botellas, lo enseñamos todo», precisa de la Peña. Pensamos que después de haber estado cuatro años explicando a los clientes que nuestro licor es natural y artesanal, lo mejor era que lo pudieran venir a ver», explica. On the rocks organiza visitas con previa reserva telefónicamente o a través de mail que figura en su web. Al precio de cinco euros, se puede hacer una visita simple que incluye degustación. Otra modalidad permite conocer todo el proceso y acompañarlo de una degustación de maridaje con cinco licores y bombones de cacao por 19 euros y por 45, ofrecen la visita Plus, que comprende una masterclass de coctelería. Las visitas forman parte de la filosofía que acompaña todo el proceder de las emprendedoras. Su mimo en la elaboración las lleva a elegir dónde se posicionan, lejos de grandes superficies. Son la primera marca de licores que ha entrado a formar parte de la asociación de productos de lujo The Cooluxury.  

El 70% de la producción de On the rocks se distribuye en restaurantes y tiendas especializadas. El resto se despacha en venta directa, en Vimbodí, pero especialmente a través de su tienda 'on line'. Tomillo, romero, salvia, limón, lavanda, maríaluisa maceran su tiempo con calma antes de convertirse en licor de hierbas y sorprender las sobremesas. También magnolia. María de la Peña y Rosa Roca han sabido encontrarle el punto a esta delicada planta y elaboran el único licor de magnolia que comercializado en el mercado. Un I+D de lo más tradicional, inspirado en las recetas de las abuelas.