Ir a contenido

SECTOR AÉREO

Los tripulantes de cabina de Ryanair ultiman la convocatoria de huelga para este verano

Los paros se anunciarán previsiblemente el jueves 5 de julio

Josep M. Berengueras

Pasajeros de Ryanair trasladando el equipaje a la aeronave. 

Pasajeros de Ryanair trasladando el equipaje a la aeronave.  / REUTERS / KEVIN COOMBS

Los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair, reunidos este miércoles en Dublín, han reclamado mejoras en sus condiciones laborales, aunque sin llegar a convocar oficialmente una huelga. Esa decisión, sin embargo, se da por hecho que se tomará este jueves en Bruselas, cuando los  sindicatos europeos de Ryanair se reúnan en la capital belga para ultimar los detalles del paro que llevarán a cabo durante este verano.

El colectivo de auxiliares de vuelo ha dado un nuevo ultimátum a la compañía. Los empleados habían dado de plazo a la empresa hasta el pasado domingo para que respondiese a sus exigencias, pero tras no recibir una respuesta satisfactoria, la asociación Cabin Crew United (CCU), con trabajadores representantes de varios países europeos (entre ellos España), han decidido elaborar una "carta de demandas" en la que se detallan "los cambios que debe efectuar la compañía" para equipararse con las prácticas laborales de otras aerolíneas. De no cumplirse, avisan, irán a la huelga.

Sin embargo, ese paro se da por seguro.  De hecho, la convocatoria de huelga será anunciada con toda probabilidad este jueves en Bruselas, donde los sindicatos españoles USO y Sitcpla, italianos, portugueses, belgas, holandeses y alemanes se reunirán para analizar la situación y "concretar los paros" que se llevarán a cabo este verano, apuntan fuentes sindicales. Esos paros tendrían gran afectación en España, donde Ryanair es, por ejemplo, la segunda aerolínea del aeropuerto de El Prat y la tercera de Madrid-Barajas.

La demanda

La amenaza de huelga lleva sobre la mesa desde mediados de abril. Entonces, el sindicato belga CNE/LBC, el portugués SNPVAC, el italiano Uiltrasporti y los españoles se comprometieron a pedir a Ryanair que todos los trabajadores europeos tuvieran las mismas condiciones en materia laboral. En caso contrario, tomarían la decisión de hacer una huelga conjunta durante la temporada alta.

El documento presentado este miércoles contiene demandas "sobre condiciones económicas, de seguridad y flexibilidad en la confección de los cuadrantes de trabajo", así como mejoras salariales, con una paga "justa y de acuerdo con el empleo desarrollado". "Una petición clave es también que los contratos de empleo reconozcan explícitamente la legislación nacional y jurisdicción del país en el que el trabajador está radicado", explicaron los miembros de CCU, que representa a unos 6.000 trabajadores. "Si Ryanair no responde pronto y apropiadamente corre el riesgo de que haya acciones industriales (huelgas) durante el verano. ITF y ETF apoyan cualquier acción industrial legal que convoquen nuestros afiliados nacionales con el objetivo de lograr un acuerdo justo", señaló CCU.

Caos aéreo

Mientras los sindicatos de tripulantes ultiman su convocatoria de huelga, el paro que ya ha sido convocado es el de los pilotos irlandeses de Ryanair el próximo 12 de julio. Ryanair se mostró "decepcionada" por la convocatoria, una protesta que ha consideró "innecesaria" al haber enviado propuestas a los representantes de los trabajadores, y que solo afectará a un 7% de sus vuelos.

Además, este jueves la Comisión Europea ha abierto una investigación "en profundidad" para analizar si los acuerdos de "márketing" entre Ryanair y una asociación de promoción turística francesa en el aeropuerto de Montpellier respetan las normas sobre ayudas de Estado de la Unión Europea (UE).