Ir a contenido

LABORAL

El Gobierno suprimirá el contrato de apoyo a emprendedores

El Ministerio de Trabajo esgrime que "introduce precariedad" y no sirve para incentivar el empleo indefinido

Alicia Gracia

La ministra de Trabajo,  Magdalena Valerio, durante su intervención en San Lorenzo de El Escorial.

La ministra de Trabajo,  Magdalena Valerio, durante su intervención en San Lorenzo de El Escorial. / SANTI DONAIRE (EFE)

El Gobierno de Pedro Sánchez derogará el contrato de apoyo a emprendedores. Así lo ha anunciado hoy la nueva secretaria de Estado de Trabajo, Yolanda Valdeolivas, que ha considerado que esta figura contractual “introduce precariedad” y no ha servido para incentivar la contratación indefinida. En su primera rueda de prensa de valoración de los datos del paro registrado, Valdeolivas ha afirmado que este contrato “no es adecuado ni razonable” y ha adelantado que el Gobierno tenía en su agenda acometer su revisión. De hecho, el Ejecutivo ya está trabajando en otras modalidades contractuales más adecuadas.

El contrato de apoyo a emprendedores fue impulsado con la reforma laboral del 2012, fue el contrato estrella de la anterior ministra de Empleo Fátima Báñez y desde su creación hace seis años se han firmado alrededor de 958.000 contratos de este tipo. Desde entonces, ha sido muy criticado por los sindicatos, que han considerado que se ha utilizado de manera fraudulenta.

Este contrato indefinido, dirigido especialmente a jóvenes y mayores de 45 años, incluye un periodo de pruebas de un año durante el cual la empresa puede despedir al trabajador sin motivo alguno ni indemnización. Además, contempla bonificaciones para el empleador (de empresas de menos de 50 trabajadores) durante tres años. Aunque la modalidad contractual cuenta con “muy favorables condiciones de contratación e incentivos económicos atractivos”, ha indicado Valdeolivas, “ni ha dado los frutos deseados ni ha conseguido frenar la temporalidad”. 
 

Revisar los contratos de formación

La secretaria de Estado de Trabajo también ha adelantado que el Gobierno revisará los contratos de formación y aprendizaje, ya que se han registrado un número “muy poco significativo” de este tipo de modelos. Concretamente, el pasado mes de junio se firmaron 4.872 contratos de este modelo. "Entendemos que no está funcionando como mecanismo de fomento del empleo de los jóvenes como se pretendía y habrá que revisar la regulación jurídica, ver cómo se comportan y adoptar medidas de reforma que permitan atacar el reto del empleo de los jóvenes", ha subrayado. Así, el Gobierno seguirá actuando con medidas de incentivación de la contratación indefinida porque, según ha asegurado Valdeolivas, “son un mecanismo que tiene que dar frutos para reducir la temporalidad”. 

Además, ha indicado que el Gobierno va a estudiar el impacto de la contratación temporal sobre el modelo de contratación general. Así, ha adelantado que el Ejecutivo va a tomar medidas para igualar la cotización de los contratos con el fin de que los temporales coticen por los mismos conceptos que un indefinido.