Ir a contenido

TRANSPORTES

El aeropuerto de Barcelona "se prepara" para las huelgas de pilotos y controladores

La directora de El Prat anuncia medidas para las esperas y retrasos que puedan padecer los viajeos este verano

J. M. Berengueras

Instalaciones del aeropuerto barcelonés de El Prat.

Instalaciones del aeropuerto barcelonés de El Prat. / ALBERT BERTRAN

El aeropuerto de Barcelona-El Prat es consciente de que los retrasos cancelaciones causan mala impresión y estragos entre los ciudadanos. Es por ello que, ante el nuevo verano complicado que se presenta por las posibles huelgas, la instalación prepara un plan paliativo para atender a los consumidores. Enaire y los controladores ultiman un acuerdo de ampliación de plantilla que podría poner fin, al menos, a una parte de los problemas.

La directora de la infraestructura, Sònia Corrochano, ha manifestado esta mañana que la infraestructura se "prepara" para reaccionar ante las consecuencias de las huelgas de pilotos y de controladores que pueden producirse este verano y para paliar sus efectos para los usuarios. Corrochano ha insistido en que trabajan para atender la "contingencia" pero añadió que, de momento, estos parones todavía no son una realidad. De hecho los controladores de Gavà anunciaron la semana pasada que habían detectado una posibilidad de negociación con el cambio de Gobierno.

La posible huelga en Gavà, sin embargo, no es el único conflicto que debe hacer frente la instalación. La huelga de controladores de Marsella que está siendo llevada a cabo en los últimos meses (varios fines de semana al mes) afecta especialmene al aeropuerto de Barcelona porque la gran mayoría de las rutas pasan por ese espacio aéreo y, si hay huelga, hay que cancelar vuelos o desviarlos (acumulando retrasos). En este sentido, Corrochado ha destacado que se ha notado favorablemente la desconvocatoria de la huelga de controladores a Marsella el pasado fin de semana.

Además, apuntan otras fuentes, el crecimiento de la instalación y el aumento "no proporcional" de las plantillas puede causar tensiones en las aerolíneas este año, lo que también podría causar problemas de operativa. De ser así, sería el tercer verano con problemas, tras el caos operativo de Vueling en el 2016 y los problemas en los controles del 2017.

El aeropuerto, el que más retrasos acumuló entre los grandes europeos en mayo, prepara una serie de medidas para paliar los efectos que provocan las huelgas o los retrasos. Esas medidas, destacó Corrochano, consistirán en hacer más llevaderas las esperas a los viajeros afectados y para atender a las familias que viajan con niños o personas con necesidades especiales.

Corrochano ha hecho estas declaraciones durante la inauguración de la ruta de Ethiopian Airlines que conectará Barcelona y la capital de Etiopía, Addis Abeba.