Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

Sheedo: papel de usar y plantar

Sheedo crea un papel para tarjetas y más usos en empresa con semillas que tras el uso se plantan

Carme Escales

 Gala Freixa, fundadora de Sheedo.

 Gala Freixa, fundadora de Sheedo. / Albert Bertran

Gala Freixa (Barcelona, 1995) preparaba su proyecto de empresa, como pilar en sus estudios de LEINN (Grado de Liderazgo, Emprendimiento e Innovación). Ya tenía la idea: una nueva marca de alpargatas artesanales. Pero fue buscando el packaging para presentarlas al cliente, una caja reutilizable y original, cuando dio con el concepto de lo que hoy es Sheedo, una empresa que vende artículos de papelería, como tarjetas de visita, invitación, flyers o papel de carta, pero con un elemento diferencial.

"El papel lo elaboramos 100% sostenible, a partir de fibras de algodón residuales de la industria textil. Así evitamos usar celulosa, por tanto, tala de árboles y químicos para el blanqueamiento, y aprovechamos esa fibra corta de algodón que de otro modo se desecharía. Pero, además, introducimos en su composición semillas de diferentes plantas, par que, después de la utilización de la hoja de papel, tarjeta, flyer o invitación, se pueda plantar y ver germinar esas semillas en forma de planta", explica Gala Freixa, una de las dos socias fundadoras y al frente de Sheedo. En su actual equipo, con oficina en las instalaciones de Teamlabs en Madrid, trabajan hoy ella y su socio Gonzalo Mestre (pusieron en marcha el proyecto con una tercera socia, Gloria Gubianas) y tres personas más en plantilla que se ocupan de los departamentos de márketing, diseño y atención al cliente. El pasado año facturaron 200.000 euros y este año están "creciendo muchísimo», afirma Freixa.

Grandes firmas

Su cartera principal de clientes son grandes empresas, como Coca-Cola, el Ayuntamiento de Barcelona, Danone, BP o Telefónica. “Al mismo tiempo que les facilitamos una herramienta de comunicación, les pasamos el mensaje de que ellos también se convierten así en reductores del impacto medioambiental que produce la industria papelera. Y así hemos llegado ya a unas 800 empresas”, señala Gala Freixa. Un segundo ámbito de trabajo de Sheedo provee de toda la papelería personalizada para bodas y grandes eventos, y una tercera vía de negocio es la línea propia de productos de packaging y papelería, de venta en tiendas y online. Todos los productos de Sheedo están hechos de materia que surge y regresa a la naturaleza. «Nuestra idea es acercar la naturaleza a la gente, hacer que las personas planten su primera semilla», indica la cofundadora de Sheedo. Por eso, además de sus artículos de papelería que incluyen todos semillas en su composición, la empresa vende también kits de plantación, con todo lo necesario para sembrar y ver crecer una planta; cápsulas biodegradables con semillas y tierra en su interior que acercan a la gente a plantar de una forma sencilla, divertida y original, y bombas de forma externa personalizable que contienen semillas de albahaca, mostaza, sandía, tomate o zanahoria.

El papel de Sheedo compuesto de semillas las puede contener de las que darán lugar a planta de manzanilla, eneldo, zinia o tomate. Una vez el artículo de papel con la información ha realizado su función informativa, en lugar de tirarlo, se coloca un recipiente con un poco de agua que cubra su superficie durante un par o tres de días, y luego se coloca sobre tierra y se empieza a regar y cuidar como cualquier planta.

Proveedores catalanes

Las semillas del papel de Sheedo provienen de un productor de Lleida, Batlle, que cuenta con el certificado ecológico, y el papel se elabora en El Molí de la Farga de Banyoles (www.sastrerspaperers.cat). Sheedo cuenta ya con diversos premios como el Pyme Socialmente Responsable; el Pasqual- StartUp o el Eres Impulso de Font Vella, dotado con 10.000 euros. La empresa ha sido premiada también en los Global Student entrepreneur Awards (GSEA), la prestigiosa competición mundial de emprendedores universitarios.  

Gala Freixa, cofundadora de Sheedo

LLa experiencia de plantar una semilla y ver crecer su planta es un concepto que va más allá del ingenio de Sheedo en forma de papel. La atención y el cuidado que implica, la espera del surgir del tallo, hojas y flor conlleva parte del valor que desean difundir los responsables de esta startup nacida en la universidad como materia de trabajo. “La naturaleza no entiende del aquí y ahora”, dice Freixa. “Y todavía nos gustaría cerrar más el círculo natural, por ejemplo, hacer que de una camiseta de algodón vieja podamos acabar elaborando papel que después de su servicio sembraremos”.