Ir a contenido

Convulsión en la energía

Naturgy apuesta por un 'megadividendo' y agita el sector

La antigua Gas Natural elevará hasta el 60% la remumeración al accionista en 5 años, el plazo de su nuevo plan estratégico

La firma registrará pérdidas contables de 3.000 millones al depreciar en 4.900 millones el valor de las centrales convencionales

Agustí Sala

Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Gas Natural, en el inicio de la rueda de prensa previa a la Junta de Accionistas de la compañía en Madrid.

Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Gas Natural, en el inicio de la rueda de prensa previa a la Junta de Accionistas de la compañía en Madrid. / ANDREA ZAMORANO (ACN)

Naturgyla marca con la que se ha rebautizado a Gas Natural, elevará su dividendo hasta el 2022 casi el 60%, hasta 1,59 euros por acción, según el plan estratégico de la compañía que esta mañana el presidente ejecutivo, Francisco Reynés ha presentado en Londres a los analistas e inversores internacionales. En el plan anterior, la remuneración por acción se fijó en un euro. 

El documento supone un alza de la remuneración al accionista del 30% este mismo año, hasta 1,30 euros y, posteriormente el incremento será de un mínimo anual del 5% entre el 2018 y el 2022. En total serán 6.900 millones de euros dedicados a dividendos durante el periodo. Tras el dividendo de 1,30 euros en el 2018, está previsto que este suba a 1,37 euros en el 2019; 1,44 en el 2020; 1,51 en el 2021 y 1,59 en el 2022.

El texto presentado prevé la compra de 2.000 millones en acciones propias hasta el 2022. El plan supondrá unos 400 millones anuales en caso de que no se encuentren inversiones y compras que se ajusten a los requisitos que impone el grupo.

Los cambios suponen que el dividendo se pagará tres veces al año, en lugar de las dos anteriores. La modificación ya entra en vigor este 2018, con lo que a la retribución de 95 céntimos de julio (67 céntimos con cargo a los resultados del 2017 y 28 céntimos adicionales) se sumarán otros 45 céntimos en noviembre.

El calendario de pagos será del 20% del total tras el primer semestre; el 35% a lo largo del tercer trimestre y el 45% tras la junta general de accionistas.

El plan estratégico prevé a su vez inversiones en crecimiento por 5.300 millones de euros del total de los 8.400 millones totales previstos, frente a los 14.700 millones del anterior documento de estrategia del grupo, que abarcaba el periodo 2018-2020 y que no se ha llegado a cumplir. A la vez están previstas ventas de activos por unos 300 millones. 

Depreciación de centrales convencionales

Con estas bases, se ha revisado la valoración de activos, con un ajuste de 4.900 millones en activos de generación convencional en España, como nucleares o centrales de carbón y ciclos combinados, durante la primera mitad de este año. Como consecuencia de ello, la compañía registrará este año unas pérdidas contables de unos 3.000 millones, pero sin afectar al pago de dividendos.

Esta medida tendrá un fuerte impacto en el conjunto del sector, que se encamina hacia la transición energética con mayor peso de las energías renovables, y que carga con centrales con una valoración que, tras esta decisión, queda en entredicho.

Las pérdidas contables, que afectan al resultado consolidado, pero no al individual, con el que se pagan los dividendos, se verán compensadas por el efecto positivo de la venta del 20% del negocio de gas y elecricidad de España, con la marca Nedgia.

Además, Reynés ha explicado que tendrá efectos positivos a partir del año que viene y situará el valor de los activos en el que deben tener en el contexto actual de predominio de una economía baja en carbono, ha afirmado Reynés. De hecho, existen valoraciones en el mercado que sitúan los activos de generación convencional incluso por debajo del que tendrán una vez aplicado el ajuste.

Efectos positivos el año que viene

Esta medida tendrá impacto en las cuentas de 2018, pero "es un ejercicio de contabilidad, que tendrá un efectivo positivo en la caja" por las menores tasas impositivas, ha explicado Reynés. El presidente ejecutivo de Naturgy ha explicado que esta medida es "un acto de coherencia que tiene que ver con las hipótesis del plan".

Un objetivo esencial de grupi es reducir el número de países en los que está, al pasar de 30 a menos de 10; en mercados más regulados y con un peso mayor de la electricidad sobre el gas.

En la diana de Naturgy están los países que fomenten la seguridad jurídica, así como su propio desarrollo económico en entornos macroeconómicos estables. Naturgy espera que el mercado español represente un máximo del 40% del negocio de la compañía en el 2022, frente a otros mercados internacionales. 

En materia de inversiones, el objetivo del plan consiste en participaciones en las que tengan control y con vocación industrial y unos requisitos de rentabilidad mínima.  Por negocios, gas y electricidad se llevan el 36% de las inversiones previstas durante el periodo, así como las infraestructuras en Lationamérica.   

Está previsto que el beneficio neto alcance los 1.800 millones de euros en el 2022 (.1.360 millones el año pasado) y el resultado de explotación, 5.000 millones, frente a los 3.915 millones del 2017. La compañía también se compromete a una reducción de gastos operativos anuales de 500 millones en el 2022.  

Además de simplificar su estructura societaria y la reducción del consejo de administración de 16 a 12 miembros, el euqipo directivo se compromete a que la remuneración "irá ligada a partir de ahora al cumplimiento de las líneas estratégicas y a la evolución del precio de la acción". De esta forma, se alinean "los intereses del equipo gestor con los de los accionistas para la consesución del plan".   

0 Comentarios
cargando