Ir a contenido

Cálculos del Banco de España

La rebaja fiscal del 2018 ahorra una media de 500 euros a 3,1 millones de contribuyentes

La ventaja supera los 1.000 euros en los tramos de menor renta y en los más elevados

Jóvenes y pensionistas son los más favorecidos por la reforma que pactaron PP y Cs

Rosa María Sánchez

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, pasa ante el escaño del exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el pasado 26 de abril en el Congreso. 

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, pasa ante el escaño del exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el pasado 26 de abril en el Congreso.  / JOSÉ LUIS ROCA

Las medidas de rebaja en el impuesto sobre la renta (IRPF) incorporadas el proyecto de Presupuestos del Estado del 2018 (aún en tramitación) supondrán un ahorro medio de unos 500 euros para unos 3,1 millones de contribuyentes, mientras que para otros 16,3 millones de declarantes no habrán ningún cambio, ni a mejor, ni a peor.

La mayor ventaja se concentra en el 20% de declarantes con menor nivel de renta y en el 30% con mayor nivel de ingresos. En ambos extremos, los contribuyentes beneficiados por la rebaja fiscal acordada entre el PP y Ciudadanos obtendrán un ahorro individual medio en el entorno de los 1.000 euros.

La otra mitad de declarantes, la franja media que se sitúan entre ambos extremos, absorbe la mayor parte del coste recaudatorio de la reforma, pues incluye a un mayor número de beneficiarios, pero los ahorros individuales para cada uno de ellos son menores. Para ellos, se estima un ahorro medio de entre 280 y 855 euros anuales en el IRPF correspondiente al 2018, cuya declaración se presentará en la primavera del 2018.

Así lo estima el Banco de España, que este lunes ha publicado un breve análisis sobre "Los efectos distributivos de la reforma del IRPF incluida en los Presupuestos Generales", que fue pactada por el anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, del Grupo Popular, con el grupo de Ciudadanos que preside Albert Rivera.

Colectivos de edad

El Banco de España cifra el impacto total de la rebaja fiscal en 1.500 millones de euros, algo por debajo de los 2.200 millones estimado por el anterior Gobierno, si bien matiza que los cálculos no incorporan la nueva deducción por gastos de guardería y que se han realizado sobre datos del 2014, que podrían resultar desfasados.

Por grupos de edad, los colectivos 'ganadores' de la reforma se sitúan entre los contribuyentes  menores del 35 años y los de más de 65 años. Según los cálculos del Banco de España, el 21% de los contribuyentes menores de 35 años pasarían a pagar menos impuestos en el IRPF (unos 0,8 millones de declarantes), con una rebaja media de algo menos de 450 euros. Por su parte, el 16% de los mayores de 65 años (unos 0,6 millones de contribuyentes) verían reducida su cuota del IRPF en un importe medio cercano a los 600 euros.

Medidas

Las principales medidas de rebaja del IRPF incorporadas a los Presupuestos del 2018 incluyen elevar el umbral de tributación de 12.000 a 14.000 euros. Además, se aumenta el importe de la reducción en la base imponible por obtención de rendimientos del trabajo para los salarios brutos comprendidos entre 14.000 y 18.000 euros. En este caso, el importe máximo de la deducción pasa de 3.700 a 5.575 euros.

El proyecto también introduce una nueva deducción en la cuota de 1.200 euros por cónyuge con discapacidad y amplía a 600 euros la deducción por cada uno de los hijos que exceda del número mínimo exigido para la condición de familia numerosa.

Efectos modesto sobre el empleo

Desde el punto de vista del Banco de España, los posibles efectos de estas medidas para la creación de empleo son "modestos" dado "el reducido tamaño de las medidas adoptadas".

En todo caso, se admite que "como consecuencia del aumento de los ingresos salariales netos de impuestos" puede haber personas ahora inactivas desde el punto de vista laboral que se decidan a buscar empleo "o personas ya ocupadas que opten por aumentar el número de horas trabajadas".

El Banco de España reconoce que en su análisis aún no ha incorporado el posible efecto negativo sobre el empleo que a medio plazo podrían tener las medidas necesarias para compensar la actual pérdida recaudatoria, ya sea mediante recortes de gastos o mediante subidas alternativas de impuestos. 

0 Comentarios
cargando