Ir a contenido

El riesgo de pobreza bajó ligeramente en 2016, pero afecta a uno de cada cinco españoles

La tasa aumenta 1,8 puntos en un año en los mayores de 65 años, hasta situarse en el 14,8%

En Catalunya, una de cada tres familias no puede permitirse unas vacaciones de una semana al año fuera de casa

Jordi Jon Pardo

Una vecina en su piso de alquiler de Nou Barris afectada por la pobreza energética.

Una vecina en su piso de alquiler de Nou Barris afectada por la pobreza energética. / CARLOS MONTAÑÉS

Uno de cada cinco españoles, el 21,6% de la población, sigue en riesgo de pobreza y vive con 8.522 euros al año. Este porcentaje, que refleja cuantas personas tienen ingresos excesivamente bajos respecto al total de la población, en el estudio realizado en 2017 con datos del 2016 bajó tan solo un 0,7%, según la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El "riesgo de pobreza", explica Estadística, mide desigualdad, no pobreza absoluta. Así, mientras los ingresos netos medios por persona y hogar en España aumentaron el 3,4% y el 3,1%, en un año, la tasa de pobreza también descendió, comparada a las cifras presentadas el pasado año.

En primavera del 2016, momento en el que el Instituto Nacional de Estadística (INE) elaboró, con datos del 2015, la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV), las cifras mostraban que 22,3% de  la población se encontraba en riesgo de pobreza y vivía solo con 8.200 euros al año, valores que indicaban qué porcentaje llegaba a fin de mes con "mucha dificultad". A día de hoy, en el estudio realizado en 2017 con datos del 2016, el resto de variables siguen sin ser muy alentadoras pese a haber mejorado algo más de tres puntos respecto a las estadísticas pasadas. Así, una de cada tres familias (34,4%) aún no pueden permitirse irse de vacaciones fuera de casa al menos una semana al año. Y en un porcentaje parecido, tres de cada diez hogares (37,3%), tampoco podía permitirse afrontar gastos imprevistos.

En Catalunya

En Catalunya, la tasa de riesgo de pobreza se situaba en 15,0% y los ingresos medios anuales netos por persona fueron de 12.712 euros. Unos datos que comportaron a que uno de cada tres hogares tampoco puedan permitirse unas vacaciones fuera al menos una semana al año ni tampoco afrontar gastos imprevistos de última hora.

Para el resto de comunidades, las tasas de riesgo de pobreza más elevadas han sido las de Extremadura (38,8%), Ceuta (32,5%), Andalucía (31,0%), Canarias (30,5%) y y las más bajas a La Rioja y País Vasco (9,7%) y Navarra (8,3 %).

El umbral de riesgo de pobreza para los hogares de una persona se ha establecido en 8.522  euros anuales, y en 17.896 para los compuestos por dos adultos y dos menores de 14 años.

Por edad, la situación vuelve a ser alarmante en el caso de los mayores de 65 años. Estadística alerta del aumento de casi dos décimas (1,8 puntos) de la tasa de pobreza para esta franja, que se sitúa en 14,8%.  El resto de grupos han decrecido ligeramente, aunque el de los menores de 16 años, supera en más de 6 puntos (28,1%) al del conjunto adulto de la población (21,9%). Las estadísticas recogen las sensaciones de los últimos años sobre una desigualdad social alimentada por la crisis económica: los más ricos son más ricos y los pobres más pobres.

Indicador europeo

Si se establece un cálculo aproximado de un pago mensual de alquiler o hipoteca por cada miembro, la tasa de pobreza se reduce al 19,7% (ya que en España hay muchas viviendas en propiedad), al 8,9% para los mayores de 65 (en su mayoría propietarios de su vivienda) y al 28,3% para los menores de 16 años. Sin embargo, el porcentaje de ciudadanos que vive en riesgo de pobreza se descendió al 26,6% (1,3 puntos menos que un año antes) si se utiliza el indicador Arope (siglas de At Risk Of Poverty or social Exclusión) que es el que figura en la estrategia Europa 2020 de la UE. Este indicador, además del riesgo de pobreza, tiene en cuenta la baja intensidad de empleo y la carencia material severa, como no poder comer carne, pollo o pescado cada dos días, no poder tener coche, calefacción, o lavadora, o no disponer de 650 euros para gastos imprevistos, entre otros factores.

Reparto

En su estadística, el INE ha dividido a la población española en cinco grupos o "quintiles" (cada uno contiene al 20% de los ciudadanos) en función de sus ingresos. De las cifras se concluye que el 41,6% de la población con estudios superiores se encuentra en el quintil de mayores ingresos, mientras que el 42,2% de los españoles parados se encuentra en el peldaño de menores ingresos. Por nacionalidad, el 16,6% de los españoles está en el grupo de menores ingresos, una proporción que se eleva hasta el 36,1% para los extranjeros de la UE y al 48,6% para los ciudadanos de otras nacionalidades.

Por tamaño de hogar, en el quintil más pobre, están el 36,0% de los hogares con cinco o más miembros, mientras que al más rico sólo pertenecen el 11,7% de estas familias numerosas. La tasa de riesgo de pobreza también se puede desagregar en función del nivel de estudios o el tipo de hogar, lo que refleja mayor pobreza entre los menos formados y en las familias con niños dependientes. Así, el 25,1% de quienes sólo tienen un nivel educativo equivalente a la primera etapa de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) estaba en riesgo de pobreza en el 2016. Un porcentaje que baja más de un 16% entre quienes han cursado educación superior.

Pobreza por tipo de hogar

Según el tipo de hogar, el 39,6% de los hogares formados por un adulto con hijos dependientes a cargo está en riesgo de pobreza. La menor tasa de riesgo de pobreza la presentan los hogares de dos adultos sin niños dependientes (13,5%). También el 42,2% de los parados está en riesgo de pobreza, al igual que el 11,8% de los jubilados. El porcentaje de personas por debajo del umbral de riesgo de pobreza es del 18,0% para los españoles, del 39,2% para los extranjeros de la UE y del 52,1% para quienes no pertenecen a la UE.

0 Comentarios
cargando