Ir a contenido

disrupción económica

Moneda virtual de tercera generación

Carlos Domingo, impulsor de un fondo especializado, cree que el 90% de las monedas virtuales "no valdrán nada" ante las nuevas alternativas

Nuevos actores de la economía han puesto su punto de mira en torno a 'blockchain' y sus posibilidades técnicas

Eduardo López Alonso

Carlos Domingo. 

Carlos Domingo.  / FERRAN SENDRA

Pese a que las criptomonedas se han devaluado en el último año, la tecnología en la que se sustentan, el denominado 'blockchain', está en ebullición. Todos los sectores económicos han visto en la descentralización aparejada a la 'cadena de bloques' o una amenaza o una oportunidad, una alternativa disruptiva llamada a transformar el mundo. Primero fueron las criptomonedas como bitcóin; la segunda generación la encarnó Ethereum y su capacidad para establecer nuevas funciones a los contratos descentralizados; y la tercera generación de monedas virtuales ha llegado también de la mano de CardanoEOS, Stellar o IOTA. Aportan especifidades de usos y mayor velocidad de confirmación de operaciones. Con las criptomonedas crecen las 'utility token', o monedas virtuales que dan derecho a determinados servicios o pertenencia a clubs exclusivos. La siguiente generación que abre 'blockchain' se dirige a las denominadas 'security token', distribución de la propiedad o titulización de derechos. Nuevas fronteras tecnológicas sin manual de instrucciones. 

Inversión no apta para todos

Billones de euros en recursos esperan tomar posiciones en esos mercados emergentes. Carlos Domingo, exresponsable mundial de investigación y desarrollo de Telefónica y fundador del fondo de capital riesgo Spice VC, es uno de los protagonistas de primera fila de esa transformación. Acaba de publicar un libro de divulgación, 'Todo lo que querías saber sobre bitcoin, criptomonedas y blockchain y no te atrevías a preguntar', y afirma sin tapujos que "en cinco o seis años el 'blockchain' habrá eliminado los intermediarios de todos los sectores económicos ineficientes a escala mundial". Sin embargo, el entusiasmo de este experto se transforma en prudencia a la hora de hablar de las inversiones de particulares en bitcóines o en cualquier otra moneda virtual: "Las criptomonedas no deberían tomarse como oportunidad de inversión para el pequeño inversor. Es demasiado complicado hacerlo, hay demasiada volatilidad y un minorista entiendo que no tiene mucho dinero para perderlo. Debe experimentar y entender la economía que viene, pero nunca invertir en este tipo de cosas porque es difícil que lo haga bien". 

Desplome del bitcóin

Bitcóin llego a casi 20.000 dólares el pasado diciembre y ahora se vende por 7.500. Ethereum se cotiza a casi 600 dólares pero llegó a 1.385 en enero. El desplome, lejos de atemorizar a los emprendedores mantiene abiertas las puertas a nuevos desarrollos, aunque Domingo advierte de que de las más de 1.600 criptomonedas existentes, "el 90% no valdrán nada".

Fondo de capital riesgo

Domingo impulsa un fondo de capital riesgo internacional especializado en este mundo que está naciendo en torno al 'blockchain'. Está dirigido a grandes fortunas amantes del riesgo y de las rentabilidades multiplicadoras, aunque los gestores del fondo no las prometen. El fondo de Spice capta recursos y a partir del momento en el que el inversor ha recuperado la inversión inicial el gestor empieza a cobrar una comisión sobre los beneficios del 15%. Blockchain ayuda a gestionar esas inversiones de manera descentralizada, en un proceso que se automatiza y reduce costes. Paralelamente se ofrecerá a los inversores que su 'token' o derecho en el fondo sea cotizado en un mercado específico que se abrirá a partir de verano en Chicago. En opinión de Domingo, esa liquidez que ofrecerá la cotización de los 'token' en el fondo de inversión (titulizaciones de derechos) eleva de un plumazo el atractivo, que además tiene como activo subyacente las inversiones del fondo. 

Mercado con liquidez

En la practica, la posibilidad de poder vender cualquier 'token' en un mercado eleva su cotización de un plumazo entre el 20% y el 30%. Cualquier bien es 'tokenizable', despiezado en derechos de propiedad que pueden cotizar al alza o a la baja y se pueden vender, sin costes de intermediarios que gestionen esas transacciones. 'Blockchain' es la clave para esa nueva generación que promete cambios radicales a escala mundial en pocos años. Según Domingo, los sectores más amenazados son aquellos que son meros intermediarios. Apunta a algunos; abogados, los notarios, los operadores de bolsa, las casas de cambio, las agencias de seguros, los bancos... En realidad nadie escapará al influjo de 'blockchain'.