Ir a contenido

nueva economía

La hora de las 'start-ups'

Representantes de nuevos negocios reclaman más apoyo público y menos burocracia

El sector alerta de la falta de inversores en las etapas en las que los proyectos maduran

Agustí Sala

La hora de las 'start-ups'

Andrea Zamorano

Menos burocracia y más dinero. Si algo necesita el ecosistema de 'start-ups' que se ha consolidado en Barcelona es una apuesta decidida por parte de los poderes públicos. Es una de las conclusiones de la mesa de debate sobre la consolidación de la iniciativa emprendedora que se ha celebrado en el marco de la 34 Reunió Cercle d'Economia en Sitges, bajo el lema 'Tiempos disruptivos, nuevos liderazgos'.

Javier Faus, socio fundador y consejero delegado de Meridia Capital, que ha moderado la sesión, ha destacado que este tipo de negocios ligados a la innovación y la tecnología "van a ser la principal industria de las economías desarrolladas" y desde los gobiernos "aún no se le está dando la suficiente importancia".

En el panel, en el que han participado la fundadora y consejera delegada de Social CarMar AlarcónEstanis Martín de Nicolás, consejero delegado de Schibsted España y Josep Lluís Sanfeliu, fundador y socio director de Asabys Partners Maurici Lucena, director de regulación prudencial y políticas públicas del Banc Sabadell, se ha reclamado una mayor agilidad en los trámites para la constitución de empresas y una mayor focalización de las políticas destinadas a fomentar la investigación y el desarrollo (I+D).

Hay coincidencia en que habria que emular la estrategia desarrollada por Israel en materia de 'start-ups', resumida en el libro 'Start-up nation. La historia del milagro económico de Israel', de Dan Senor y Saúl Singer. En todo caso hay varias asignaturas pendientes, como el apoyo a la segunda oportunidad y la estabilidad jurídica, así como facilidades para captar talento foráneo.

Sanfeliu, que hasta hace una semanas era socio de Ysios Capital y desde hace poco ha creado Abasys Partners, ha destacado la importancia de potenciar "la cultura emprendedora" y "la financiación en etapas tempranas" de los proyectos empresariales.

Lo importante, en todo caso, es conseguir recursos para etapas en las que los proyectos ya están más maduros. Según Alarcón, "es relativamente fácil conseguir hasta el primer millón", el problema surge cuando "se tiene que saltar a más de 10 millones de euros", que es cuando hay que ir a buscar a los inversores en el extranjero.

Lo ratifica Faus, que considera que el inversor institucional "aún no se lo cree". "No hay fondos españoles que inviertan en rpondas de financiación de serie B y, en cambio, hay fondos de fondos que invierten en Silicon Valley", ha asegurado.

Por su parte, el representante de Schibsted, ha destacado las facilidades de las empresas emergentes en países como el Reino Unido, donde "con una libra y a través de internet echan a andar", mientras que en España hay que pagar 3.000 euros y superar muchas trabas burocráticas.

Lucena, recordando su paso por el sector público en la etapa del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado que "existen buenas razones económicas que justifican que los gobiernos intervengan en apoyo de las 'start-ups' y la I+D a través de subvencionescréditos blandoscapital riesgocompras públicas y regulación adecuada.

Alarcón ha recordado que cuando creó Social Car en el 2011 el ecosistema de 'start-ups' "se estaba cocinando" y en la actualidad ya está formado por 1.200 compañías y ya es el quinto 'hub' tecnológico a nivel europeo. Ha reclamado al Gobierno que regule "de forma razonable" el sector. "Es necesario mantener el talento y que esto tenga una incidencia en el sistema regulatorio", ha agregado.

Este debate es uno de los que se han celebrado durante la jornada, en los que además se han discutido sobre el 'efecto Amazon' en el comercio o los efectos de la automatización

Reig Jofre: "La bolsa, más ventajas que inconvenientes"

La experiencia de la bolsa ha resultado positivia para la farmacéutica familair Reig Jofre. Su consejero delegado y miembro de la familia propietaria, Ignasi Biosca, ha asegurado durante un debate entre empresas industriales catalanas, que le gustaria "ver más empresas familiares que tomaran este camino, aunque inicialmente parezca complicado".

Los otros dos representantes de compañías failaires, la directora general de La Farga, Inka Guixà; y el presidente y consejero delegado de Celsa Grup, Francisco Rubiralta, no ha se han pronunciado sobre este aspecto, aunque han valorado la incorporacion de miembros independientes y ajenos a la familia en sus consejos de administración.

Biosca ha afirmado que la bolsa "es la mejor garantía para que la compañía pueda avanzar de la tercera generación a posteriores". En este sentido ha destacado "la sensación de libertad" que ofrece a los accionistas el hecho de "poder vender", aunque luego no lo hagan.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.