Ir a contenido

150 ilegales en BCN

El sector del taxi clama contra la competencia ilegal china

Anunciadas movilizaciones si no se bloquean las APPs Huan Bao Che y 168

Taxis esperan en Plaza Catalunya

Taxis esperan en Plaza Catalunya / JOAN PUIG

El sector del taxi ha denunciado ante el Ministerio de Fomento la proliferación de coches sin licencia que utilizan APPs de móvil para ofrecer servicios de taxi. Han anunciado movilizaciones si el Gobierno y las autoridades locales competentes no toman medidas contra esta competencia desleal. En concreto, los taxistas han avisado al Ministerio de Fomento del crecimiento de las aplicaciones chinas Huan Bao Che y 168, que ofrecen transporte en vehículos sin licencia usuarios de origen asiático tanto en Barcelona como otras ciudades del Estado. Cuantifican el número de vehículos de este tipo en un millar en España y del orden de 150 solo en Barcelona.

Fuentes de la asociación profesional Elite aseguraron a ACN que han pedido al Gobierno que "envíe inspectores de transporte para que sancionen estos vehículos". La sanción por operar sin licencia es de 4.000 euros y va acompañada del envío del coche a un depósito. Paralelamente se ha pedido al Ayuntamiento de Barcelona medidas similares contra los vehículos que operan sin licencia, que operan sin seguro de responsabilidad civil adecuado y que basan su actividad en "coches ilegales" y con "tarjetas SIM procedentes de China". Fuentes del sector reconocen que hay más vehículos sin licencia ligados a estas aplicaciones en Madrid, pero han alertado de que han "notado que el número está en aumento" en Barcelona.

Estos vehículos son un "problema" para la policía ya que es "muy complicado" que puedan actuar debido al idioma. El portavoz de Elite ha explicado que el protocolo que debe seguir la Guardia Urbana una vez detecta un vehículo sin licencia para el transporte de viajeros es inmovilizarlo. Antes, sin embargo, el cliente debe reconocer que ha habido una transacción de dinero y que el vehículo está haciendo un servicio de transporte. Los usuarios, sin embargo, son generalmente de origen asiático, lo que dificulta la comunicación con la Guardia Urbana.