Ir a contenido

competencia

Gazprom elude la multa pero asume obligaciones para operar en la UE

La comisaria de competencia dice que sancionando no hubieran logrado el objetivo de que haya un libre flujo de gas a precios competitivos

Silvia Martinez

La comisaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager, durante una rueda de prensa en Bruselas.

La comisaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager, durante una rueda de prensa en Bruselas. / AP / THIERRY MONASSE

La Comisión Europea no multará al gigante del gas ruso Gazprom por abusos monopolísticos pero la empresa tendrá que cumplir con una serie de obligaciones legalmente vinculantes para garantizar el libre flujo de gas a precios competitivos en los mercados de Europa central  y oriental, donde es el principal proveedor en algunos Estados miembros. La decisión incluye,  según la comisaria de competencia, Margrethe Vestager, un código de conducta a medida de la compañía rusa para evitar que se repita la situación en el futuro y le obligará a hacer más para integrar los mercados gasísticos en la región.

"Se que a algunos les hubiera gustado que hubiéramos multado a Gazprom, independientemente de la decisión, pero con una multa no hubiéramos logrado nuestros objetivos en materia de competencia. Hay que asegurarse de que Gazprom da pasos para integrar mercados que están aislados”, ha defendido Vestager satisfecha de que la empresa rusa ha aceptado jugar bajo las reglas europeas para liberalizar el mercado del gas en los países donde está presente.

Según ha recordado, si la compañía llegara a vulnerar las obligaciones, la Comisión Europea podría imponerle una sanción de hasta el 10% del volumen de negocio mundial sin tener que demostrar que ha habido una infracción a las normas comunitarias, una medicina que ya han probado empresas como Microsoft. “Cada caso es diferente”, se ha escudado la danesa preguntada sobre por qué si sancionó al gigante estadounidense y no al ruso. 

“Este asunto no tiene que ver con la bandera de la empresa. Se trata de alcanzar el resultado que sirva mejor a los consumidores y empresas europeas. Todas las empresas que hagan negocios en Europa deben respetar las normas europeas en materia de competencia”, ha insistido. La decisión de Gazprom de aceptar los compromisos exigidos por el Ejecutivo comunitario a cambio de evitar la multa coincide de lleno con el enfrentamiento comercial que mantienen Washington y Bruselas.

Tres años de investigación

El caso contra Gazprom lleva años sobre la mesa de los servicios de la competencia de la Comisión Europea que en 2015 enviaron un pliego de cargos en el que denunciaba el incumplimiento de las normas de la UE por aplicar una estrategia global destinada a compartimentar los mercados gasísticos según las fronteras nacionales en ocho Estados miembros (Bulgaria, Chequia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia y Eslovaquia) lo que le habría perdido cobrar precios de gas más altos en Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania y Polonia.

La decisión de hoy, ha anunciado Vestager, pondrá punto final a esas prácticas al obligar a la empresa a modificar su forma de operar. Gazprom tendrá que eliminar cualquier restricción impuesta a los clientes para revender el gas a través de las fronteras; habilitar flujos de gas hacia las zonas de Europa central y oriental que aún se encuentran aisladas de otros Estados miembros por la falta de interconexiones, sobre todo los países bálticos y Bulgaria, y desde ellas; instrumento eficaz para garantizar que sus precios del gas reflejen el nivel de precios en los mercados gasísticos de Europa occidental, especialmente en los centros de negociación del gas licuado; y no podrá aprovechar su posición dominante en determinados gaseoductos de sus clientes.

0 Comentarios
cargando