Ir a contenido

EMPLEO

España, líder europea en temporalidad

El 26,8% de los trabajadores españoles tenía un contrato temporal en el 2017, el porcentaje más elevado de la UE

Salvador Sabrià

Un camarero en una terraza del paseo de Gràcia.

Un camarero en una terraza del paseo de Gràcia. / DANNY CAMINAL

España ha logrado un nuevo palmarés, aunque en este caso negativo: se ha puesto en la cabeza de la lista de países de Unión Europea (UE) con mayor tasa de empleo temporales sobre el total. Concretamente, el 26,8% en el 2017, según los últimos datos de este indicador hechos públicos este miércoles por la oficina estadística europea Eurostat. España adelantó a Polonia, que tenía el liderazgo en el 2016, con una tasa del 27,5%, mientras que en España estaba situada en el 26,1% ese año. 

La media de temporalidad de la UE se situó en el 14,3% y en la zona euro, en el 16%.  La estadística europea constata que pese a la recuperación y el incremento de ocupación en cifras absolutas, tanto en la zona euro como en España la tasa de temporalidad se mantiene al alza. En España ha aumentado en seis décimas en un año, mientras que en el conjunto de la UE solo lo hizo una décima, según la oficina europea.

España se encuentra a la cabeza de esta estadística que muestra discrepancias significativas entre países y grupos de población, siendo los jóvenes europeos de entre 15 y 24 años los más afectados por la temporalidad, con una tasa del 43,9 %, cerca de ocho millones de empleados millones de empleados, solo una décima menos que en el 2016.

Mayor incidencia en los jóvenes

Una incidencia especialmente acentuada en España, donde tres de cuatro jóvenes empleados cuenta con un contrato temporal (73,3 %), y también alta en Eslovenia (71,6 %), Polonia (68,2 %), Portugal (65,9 %), Italia (61,9 %), Croacia (60,8 %) y Francia (58 %). En cambio, los jóvenes que trabajan con un contrato temporal son minoría en Rumanía (4,1 %), Letonia (6,7 %) Lituania (6,8 %), Estonia (10,6 %), Bulgaria (12,7 %), Malta (13 %), el Reino Unido (14,5 %) y Hungría (17,6 %).

A nivel europeo, la tasa de contratos temporales se reduce a un 12,2 % en adultos de entre 25 y 54 años y a 6,7 % en los de entre 55 y 64 años, porcentajes inferiores en ambos casos a los registrados en el 2016. La temporalidad también tiene una incidencia mayor en las mujeres (14,8 %) que en los hombres (13,8 %), y es más frecuente en la zona euro -los diecinueve países de la moneda única- (16 %) que en el conjunto de la UE (14,5 %).

Por países, la temporalidad tiene mayor incidencia en España (26,8 %), Polonia (26,1 %) Portugal (22 %), Holanda (21,5 %) y Croacia (20,6 %). Las tasas más bajas se registraron en Rumanía (1,2 %) Lituania (1,7 %), Letonia (3 %), Estonia (3,1 %), Bulgaria (4,4 %), Malta y Reino Unido (ambos 5,6 %). 

Advertencia del Banco de España

La elevada tasa de termporalidad del empleo en España ha sido considerada como uno de los riesgos de la economía española por el gobernador del Banco de España, Luis Maria Linde, en su último informe anual, publicado el pasado martes. Linde advertía de que para mejorar la productividad "es preciso combatir el elevado grado de segmentación del mercado de trabajo."

El documento señalaba que en la recuperación se está repitiendo un rasgo característico de las fases expansivas de la economía española "consistente en un aumento de la tasa de temporalidad, acompañada de una disminución de la duración de los contratos y de un incremento de la parcialidad no deseada". El gobernador añadía que una de las consecuencias perversas de este tipo de funcionamiento del mercado laboral es que se desincentiva la inversión en formación.

Además, todo ello ha provocado "una reducción del número de horas efectivamente trabajadas, con consecuencias no solo en la productividad media, sino también en la desigualdad de los ingresos laborales."  Al final resulta que una buena parte de la reducción de la cifra de parados consiste en repartir un mismo empleo con contratos temporales y parciales entre varios trabajadores.