Ir a contenido

Informe de la OIT

Casi 24 millones de empleos renovables

La economía verde creará más de una veintena de empleos en el mundo hasta el 2030

La Organización Internacional del Trabajo señala a España como uno de los países con ventaja

Rosa María Sánchez

La planta solar de Seat.

La planta solar de Seat. / EFE

La transición energética (desde la combustión de carburantes fósiles a las energías renovables),  puede crear 24 millones de empleos, cuatro veces más de los que se perderán (unos seis millones) hasta el 2030. Esta es la principal conclusión del informe publicado este lunes en Ginebra (Suiza) por la Organización Mundial del Trabajo (OIT) bajo el título de 'Perspectivas sociales y del empleo en el mundo 2018: Sostenibilidad medioambiental', que cifra en 18 millones la creación neta de puestos de trabajo en el mundo vinculada a la llamada 'economía verde'.

Según el citado informe, cumplir el Acuerdo de París del 2015 y adoptar las medidas de transición energética necesarias para limitar a dos grados centígrados el calentamiento de la Tierra tendrá efectos muy beneficiosos para el empleo en el mundo. España se sitúa entre los países que más ventajas puede extraer, según las conclusiones preliminares del director de la Oficina de la OIT en el país, Joaquín Nieto.

Aunque el estudio detallado sobre España no se presentará hasta dentro de unas semanas, Nieto ha avanzado que la transición energética ofrece oportunidades de empleo muy importantes para el país en el sector industrial del automóvil (por el desarrollo del coche eléctrico), en la construcción (por la medidas de eficiencia energética en las viejas y nuevas viviendas) y en el sector eléctrico (por el impulso de las energías renovables).  "España estaría bien posicionada si actúa con celeridad. Es el momento de reorientar la salida de la crisis" y de encauzar el ansiado cambio del modelo productivo, afirmó Nieto en un encuentro con los medios de información. En su opinión, la economía española está "en buenas condiciones" para impulsar los efectos positivos del cambio "y mitigar los negativos", como por ejemplo, las pérdidas de empleo vinculadas al carbón.

Petróleo y refino pierden

El estudio de la OIT, presentado de forma sincronizada en diferentes países del mundo, señala que la mayoría de los sectores de la economía global se beneficiarán de la creación neta de empleos. De los 163 sectores económicos analizados por la organización con sede en Ginebra, sólo para 14 de ellos se prevén pérdidas de empleo de más de 10.000 puestos de trabajo a nivel mundial.

Sólo dos sectores, la extracción del petróleo y la refinación del petróleo, muestran pérdidas de 1 millón o más empleos. En el sector de la electricidad, se estima que al menos 2,5 millones de empleos serán creados en la electricidad basada en fuentes de energía renovable, compensando la pérdida de unos 400.000 puestos de trabajo en la generación de electricidad basada en combustibles fósiles.

En el análisis por regiones, el informe de la OIT prevé una creación neta de puestos de trabajo en todo el continente americano, en Asia y el Pacífico y Europa representando unos 3 millones, 14 millones y 2 millones de empleos respectivamente, gracias a las medidas adoptadas en la producción y uso de energía. Donde habrá pérdidas netas de empleos será en Oriente Próximo (-0,48%), mientras que para África se prevé un efecto casi neutral sobre la ocupación (-0,04%) si persisten las tendencias actuales, debido a la dependencia de estas regiones en los combustibles fósiles y en la minería, respectivamente.

Protección social

Desde el punto de vista de este organismo de las Naciones Unidas la clave para obtener beneficios de las medidas contra el cambio climático reside en lograr "una transición justa". Según Nieto este giro "debe ir acompañado de una mirada social; no se trata solo de una transición tecnológica". 

Desde este punto de vista se propugna avanzar en las medidas dentro del diálogo social para mitigar los posibles efectos adversos para la ocupación en determinados colectivos y para promover fórmulas de "empleo decente".

En este sentido, la OIT recuerda que "los sistemas de protección social constituyen la primera línea contra los efectos adversos". La protección contra el desempleo, las ayudas públicas, los programas de obras públicas orientados a generar empleo y los pagos por los servicios de los ecosistemas son presentados por la OIT como cuatro líneas de actuación para la mejor combinación entre políticas sociales y sostenibilidad del medio ambiente. "La transición energética es un imperativo para evitar la pérdida de empleos. Aquellos que antes lo hagan, con una orientación de transición justa a través del diálogo social serán los más beneficiados en términos de empleo y desarrollo", concluyó Joaquín Nieto. 

0 Comentarios
cargando