AUTOMOCIÓN

Seat y Volkswagen deberán revisar los cinturones traseros de Ibiza, Arona y Polo

Una prueba independiente verifica que los anclajes se sueltan en una maniobra de cambio brusco de carril.

Las marcas ya han encontrado una solución que se encuentra en proceso de homologación europea.

Los Seat Arona serán llamados a revisión.

Los Seat Arona serán llamados a revisión.

2
Se lee en minutos
Xavier Pérez

Seat y Volkswagen podrían anunciar en breve una llamada a revisión de sus modelos Ibiza, Arona y Polo tras conocerse el posible fallo de los sistemas de anclaje del cinturón de seguridad trasero izquierdo de sus modelos. Los tres modelos emplean el mismo sistema dado que los tres modelos comparten la plataforma MQB-A0 del grupo alemán.

En una prueba independiente, realizada en Finlandia por nuestros compañeros de la revista Tekniikan Maalima en el circuito Alastaro, se detectó que el dispositivo de seguridad del Seat Arona se desabrochaba mientras el coche era sometido a una prueba de cambio brusco de carril, una maniobra que se suele realizar de modo habitual. La prueba se llevó a cabo con tres personas en los asientos traseros y el fallo se atribuyó al diseño del sistema de cierre.

Al realizar la maniobra brusca de cambio de carril, que simula una situación de esquiva de un obstáculo, el pasajero de la zona central acciona de forma involuntaria el seguro de cierre del cinturón del pasajero de la izquierda por el desplazamiento de peso y el contacto de la dos hebillas. Esto provoca que se desabroche el cinturón. Los responsables de la prueba optaron por realizar el mismo ejercicio con el Seat Ibiza (del que deriva el SUV compacto Arona) y el Volkswagen Polo, obteniendo en las pruebas el mismo resultado. El problema no se reprodujo de forma sistemática en todos los intentos, pero la necesidad de reducir los riesgos ha obligado a las marcas a actuar.

Puestos en contacto con la marca, los responsables del Tekniikan Maalima informaron de la anomalía, provocada esencialmente por el diseño del sistema de hebillas. Desde Seat y Volkswagen ya han reaccionado y afirman que han remitido al organismo europeo de homologación una solución para este caso. Cuando reciban la aprobación del citado organismo  la solución será implantada en todos los modelos afectados, además de aplicarse de forma inmediata esta solución en la propia cadena de montaje de Seat en Martorell y de Volkswagen en Landaben (Navarra).

80.000 COCHES EN ESPAÑA

Noticias relacionadas

La medida de la llamada a revisión que se anunciará en breve deberá afectar a todas las unidades ya vendidas de la quinta generación del Seat Ibiza, a las del Seat Arona y  del Volkswagen Polo. La cifra de modelos que deberán someterse a esta revisión preventiva en España rondará los 80.000 vehículos de los que unos 50.000 serían del nuevo Ibiza, unos 8.000 del Arona y casi 20.000 del nuevo Polo. 

A nivel de Europa la cifra crece notablemente. Así estarían afectadas las 74.702 unidades del nuevo Polo fabricadas en 2017 y las 100.036 producidas de enero a abril, mientras que en Seat se sumarán las 152.300 unidades del Seat Ibiza fabricadas el año anterior con las que se hayan fabricado este 2018. La marca está elaborando el informe con las cifras oficiales. Todos ellos deberán ser revisados e incorporar la solución que la marca ya tiene prevista. Probablemente pasará por nivelar de nuevo los anclajes (como en los modelos precedentes).