Ir a contenido

Emprendedores

Todo listo para el 'sí quiero'

Bodas de cuento sirve nupcias "llaves en mano", del cubierto a la ropa y cualquier mínimo detalle

Carme Escales

De izquierda a derecha, Marina Martín y  Ricky Romero, Wendy Vidal y José de Domingo 

De izquierda a derecha, Marina Martín y  Ricky Romero, Wendy Vidal y José de Domingo 

Zaragoza, 2008. Wendy Vidal trabajaba como asesora comercial en una empresa de formación 'on line'. Su novio, José de Domingo es topógrafo y era encargado de obra en construcciones. Decidieron casarse, y se implicaron muchísimo en los preparativos de la boda. Querían que fuese diferente y todo lo que encontraban les parecía muy tradicional, «nos encorsetaban mucho», dicen.

Disfrutaron y aprendieron  tanto organizando su propia celebración, que, cuando el ‘crack del ladrillo’ le apretó las tuercas al sector laboral donde se ocupaba él, y ella reflexionó sobre lo descontenta que se sentía en su trabajo, contemplaron su propia boda como el primer paso a su nueva ocupación: se hicieron 'wedding planners'.

Planificaron –sin cobrar– dos primeras bodas de amistades, ampliaron su preparación con formación específica y viéndose ya resueltos en el tema, crearon su empresa. En el 2012, una pareja de Barcelona dio con ellos. Se iban a casar y contrataron su ayuda para ciertos detalles.

Eran Marina Martín y Ricky Romero, una especialista en producción de cine y publicidad y un periodista deportivo. Ambos tenían ganas de emprender vida matrimonial y también de emprender un negocio. Satisfechos con los servicios recibidos, los novios de Barcelona animaban a los impulsores de Zaragoza a expandir su negocio en la capital catalana.

Y de proponerlo, a recibirlo como encargo. Hoy, las dos parejas son parte de la aventura profesional de Bodas de cuento, un negocio que, desde Zaragoza y Barcelona, factura 280.000 euros. «Organizamos bodas e impartimos cursos para quien quiere dedicarse profesionalmente a planificar bodas –llevan ya unos 600 alumnos, el 98% mujeres», explica Marina Martín.

   

Además de organizar bodas, la firma también imparte cursos de formación para futuras ‘wedding planners’

La firma ofrece la opción «de ocuparnos de elegir cada proveedor, y del estilismo, estética, decoración de todos los lugares para que guarden coherencia con el estilo y confort de la pareja», detalla Martín. «Podemos encargarnos de toda esa visión de 360º de la boda, desde el catering, la finca, la iluminación, el maquillaje y peluquería a sillas y servilletas o asistir solo en aquello en que los novios prefieran delegar», añade Ricky Romero.

25% clientes extranjeros

De las aproximadamente cuarenta bodas que organizan al año, una decena son de parejas que viven en otro país pero vienen a casarse aquí. «Las bodas de extranjeros han ido en aumento los últimos años, y en esos casos, casi siempre eligen Barcelona o la Costa Brava para celebrarlas», indica Romero. Los enlaces que acaban cuidando todo detalle rondan una media de 30 a 35.000 euros, para unos 100 invitados. «Al final lo que ofrecemos es la tranquilidad de la pareja, pues el mismo día de la boda, también podemos estar ahí para asegurar que todo el timming y expectativas se cumplen», explican.

           

Parejas extranjeras que vienen a casarse cada vez hay más. Lo hacen en Barcelona o en la Costa Brava

«En nuestros cursos, enseñamos cómo se organiza una boda, con todo detalle, pero también marketing y comunicación, gestión económica y emprendeduría, para  ser wedding planner con garantías», puntualiza José de Domingo. 

0 Comentarios
cargando