Ir a contenido

cambios en el transporte

El taxi se refuerza para competir con Uber y Cabify

La Taula Técnica decide elevar en un 20% la presencia de automóviles los fines de semana hasta el 4 de junio

Algunos asalariados se quejan ante las presiones para elevar la jornada laboral, pese a ser teóricamente voluntario

Eduardo López Alonso

Un taxi circulando por las calles de Barcelona.

Un taxi circulando por las calles de Barcelona. / JORDI COTRINA

La falta de taxis en Barcelona los fines de semana y la creciente competencia de plataformas privadas como Uber y Cabify ha obligado a la Taula Técnica, organismo que agrupa a los representantes del sector en el Àrea Metropolitana, a incrementar en un 20% la oferta de vehículos entre el próximo fin de semana y el 4 de junio.  La medida pretende flexibilizar la oferta del servicio de taxi en la ciudad en unos momentos de elevada afluencia turística y actividad económica normal, justo antes de la llegada del verano. 

La decisión consensuada por las principales asociaciones profesionales del sector, patronales y la administración es el resultado de las consultas previas a los profesionales del sector, aunque la medida no ha satisfecho a todos. Algunos de los asalariados del sector han denunciado a este diario que existen presiones para incrementar las horas trabajadas esos fines de semana, pese a que en teoría ese incremento de la jornada laboral es voluntario. 

La medida establece que taxis que no podían trabajar (según el orden establecido por las terminaciones del número de licencia) puedan mantenerse en la calle. Permite a las licencias que realizan el descanso obligatorio el fin de semana trabajar entre las 6.00 horas del sábado hasta las 5.00 horas del lunes, según regula el decreto de gerencia del Institut Metropolità del Taxi (IMET). Esa liberalización parcial del servicio está limitada a los servicios urbanos ya que se especifica que los taxis de las licencias afectadas "no podrán encochar ni en el Aeropuerto ni en el Puerto de Barcelona". 

En opinión de Alberto Álvarez, representante en la Taula Técnica de los asalariados y miembro de la Asociación Profesional Elite Taxi, el sector se encontraba en estos momentos ante la obligación de incrementar y mejorar el servicio, ya que durante los fines de semana la situación de falta de oferta ha empezado a ser preocupante. "Es una medida pensando de una manera global en el sector. Puede haber taxistas que les vaya mejor o peor pero tenemos que pensar en los clientes y con un 20% de incremento de la flota debe mejorar la situación. Hay que dejar claro que no es obligatorio salir".

Las reuniones de la Taula Técnica estuvieron precedidas por sondeos en el sector en los que se planteó la posibilidad de una liberalización total los fines de semana, el 10% de la flota o el 20%. Al final se eligió esta última posibilidad con el objetivo de que la oferta de taxis no llegase a ser excesiva. 

Sobre el hecho de que algunos profesionales asalariados sufran presiones para trabajar los fines de semana, las asociaciones representantes instan a la defensa de los derechos, aunque también se es consciente en el sector de que muchos profesionales tienden a trabajar más horas de lo que marca la jornada, como una forma de incrementar los modestos salarios que cobran. 

La competencia de plataformas privadas de internet ha obligado a dibujar un marco legal más flexible para los taxistas y la nueva relajación horaria aplicada en Barcelona forma parte de este contexto. El Gobierno de Mariano Rajoy aprobó este pasado mes, por la vía de la urgencia, un decreto ley que garantiza el límite de una licencia de vehículo de alquiler con conductor (VTC, los que usan la americana Uber o la española Cabify) por cada 30 licencias existentes para taxis. La nueva norma, todavía pendiente de convalidación en el Congreso, pretende equilibrar el sector del VTC en relación con el del taxi y garantizar una convivencia equilibrada entre ambos.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, abogó este miércoles por un "desarrollo armónico" del transporte. Esa concepción alejada de conflictos, se basaría según De la Serna en "establecer de una manera sólida un proporción que haga que todo el mundo se pueda sentir a gusto y en un marco de conveniencia adecuado porque los sistemas pueden convivir".

Dados los problemas legales de Uber y Cabify en algunas ciudades, el marco normativo español es menos perjudicial de lo que podría pensarse, aunque el sector del taxi está dispuesto a ampliar la batalla en la calles con mejoras de servicio que difuminen las diferencias y adapten la oferta a los nuevos tiempos. 

Uber pierde la licencia en Brighton

Uber ya no podrá ofrecer los servicios de sus conductores en la ciudad británica de Brighton. La razón es que las autoridades locales de esta población del sur de Inglaterra ha decidido que la APP en la que se basa el servicio no es "adecuada" en lo que respecta a la custodia de los datos personales de los clientes y al uso de conductores externos al área de trabajo. La firma de Silicon Valley también está luchando contra la decisión del regulador del transporte de Londres, que en septiembre pasado despojó de la licencia también a la compañía. Uber ha realizado cambios en su modelo comercial en los últimos meses, respondiendo a las solicitudes de los reguladores, incluida la presentación de asistencia telefónica las 24 horas, los 7 días de la semana, y la presentación proactiva de incidentes graves a la policía. Si bien sus licencias se han renovado en varias ciudades británicas, incluidas Sheffield, Cambridge, Nottingham y Leicester, el consejo de York despojó a la empresa de su capacidad para operar el año pasado.

Temas: Taxis