08 abr 2020

Ir a contenido

Encuesta de Población Activa

Las palabras clave para entender la EPA

Glosario de términos utilizados por el Instituto Nacional de Estadística

Imagen de archivo de la oficina del INEM en la calle Sepúlveda de Barcelona.

Imagen de archivo de la oficina del INEM en la calle Sepúlveda de Barcelona. / RICARD CUGAT

La Encuesta de población activa (EPA) es literalmente una encuesta que se hace desde 1964, siendo la metodología vigente en la actualidad la del 2005. Se basa en una investigación continua y de periodicidad trimestral hecha en el entorno familiar, cuya finalidad principal es obtener datos de la fuerza de trabajo y de sus diversas categorías (ocupados, parados), así como de la población ajena al mercado laboral (inactivos). La muestra inicial es de unas 65.000 familias en un trimestre que equivalen aproximadamente a 180.000 personas, por lo que su fiabilidad es muy alta. El dato del paro del SEPE, antes Inem, se refiere al paro registrado (demandantes de empleo).

Estos son los términos básicos de la EPA que utiliza para su fácil comprensión:

Población total: La población objetivo es aquella de más de 16 años que viva en núcleos familiares. 

Activos: Personas de 16 o más años que, durante la semana de referencia (la anterior a aquella en que se realiza la entrevista), suministran mano de obra para la producción de bienes y servicios o están disponibles y en condiciones de incorporarse a dicha producción (están dispuestos a trabajar de manera inmediata). Se subdividen en ocupados y parados.

Población activa: Son todas las personas de 16 y más años que tienen un trabajo que produce bienes y servicios (población ocupada), y las que carecen de empleo en ese momento, pero lo buscan y están disponibles para incorporarse a él (población parada).

Inactivos: Población de 16 o más años no incluida en ninguna de las categorías anteriores, incluye a las personas que realizan las tareas del hogar, los que cursan estudios, los jubilados, los pensionistas, los rentistas, lo que no quieren trabajar y los incapacitados.

Tasa de actividad: Se llama tasa de actividad de un grupo (por ejemplo, de edad) a la proporción de miembros del mismo que forma parte de la población activa. Suele expresarse en porcentajes.

Ocupados: Personas de 16 o más años que durante la semana de referencia han estado trabajando durante al menos una hora, a cambio de una retribución (salario, jornal, beneficio empresarial etcétera. Una de las críticas a la EPA es que considera ocupada una persona con un trabajo precario o testimonial. 

Los ocupados se clasifican atendiendo a la situación profesional en no asalariados (empleadores, empresarios sin asalariados y trabajadores independientes, miembros de cooperativas, ayudas familiares) y asalariados (públicos o privados).

Parados: Personas de 16 o más años que durante la semana de referencia han estado sin trabajo, disponibles para trabajar y buscando activamente empleo. Son parados también quienes ya han encontrado un trabajo y están a la espera de incorporarse a él, siempre que verifiquen las dos primeras condiciones.

Tasa de paro: Se denomina tasa de paro de un grupo de activos, a la proporción de activos del mismo grupo que se encuentran parados. Suele expresarse en porcentajes.

Tasa de empleo: Ocupados sobre población de 16 y más años.

Colocaciones: Son las bajas de ofertas de puestos de trabajo producidas por colocaciones de demandantes.

Coeficiente de ocupación: Se llama coeficiente de ocupación de un grupo a la proporción de miembros del mismo que se encuentra ocupado. Suele expresarse en porcentajes.

Colocaciones registradas: Son las bajas de ofertas de puestos de trabajo, por haber sido cubiertas con trabajadores seleccionados por los empleadores.

Bajas de demandas de empleo: Se incluyen en este concepto las demandas canceladas en los registros de las oficinas debido a alguna de las siguientes causas: colocaciones nominadas, colocaciones genéricas de demandantes enviados por la oficina, ofertas nominadas presentadas con posterioridad a la colocación, presentación de contrato sin oferta de empleo, no renovación de la demanda en el plazo, previsto de tres meses y por otras causas, tales como renuncia no justificada del trabajador a una colocación, causar baja en la vida activa, etcétera.