07 ago 2020

Ir a contenido

Innovación

La industria 4.0 creará más puestos de trabajo de los que destruirá en Catalunya

El 35% de los empleos tienen una alta probabilidad de ser automatizados

Josep M. Berengueras

Imagen de archivo de uno de los procesos semi robotizados de la planta de Seat en Martorell.

Imagen de archivo de uno de los procesos semi robotizados de la planta de Seat en Martorell. / El Periódico (Archivo)

Robots. Internet de las cosas. Maquinaria autónoma. Conexión 5G. Cadenas automatizadas. Inteligencia artificial. Big data. La industria 4.0, o lo que es lo mismo, la digitalización de la industria, al contrario de lo que pueda parecer, no supondrá una destrucción de puestos de empleo neta, sino que incluso se crearán. En concreto, esta revolución supondrá la creación de 13.000 empleos netos en Catalunya en el año 2030.

Esa es la principal conclusión del estudio 'El impacto laboral de la industria 4.0 en Catalunya', elaborado por el Observatorio de la industria dentro del grupo de trabajo del Pacte Nacional pera la Indústria. Según este análisis, la digitalización comportará cambios en el conjunto de la actividad económica e incluso de la sociedad. La industria 4.0 implica que la industria sea "más rápida y flexible, y que además tenga una caída de los costes", según ha destacado Joan Miquel Hernández, responsable del área de desarrollo empresarial  de la dirección general de Indústria. La digitalización comporta la aplicación de tecnologías como la impresión 3D, internet de las cosas, simulación 3D, la nube, realidad aumentada o la introducción de robots autónomos en la industria. Y todo ello contribuirá además a un incremento de la productividad. "Se calcula por ejemplo que la productividad se incrementará un 8% en la industria alemana gracias a la industria 4.0", ha señalado.

Analizando tanto los estudios como la literatura, opiniones de expertos y los datos disponibles, el estudio concluye que "el 35% de los puestos de trabajo de Catalunya tienen una alta probabilidad de ser automatizados". Según el informe, ello no quiere decir que el 35% de los empleos vayan a ser sustituidos por robots, sino que se pueden ver "redefinidos". "La formación va a ser clave en el futuro", ha destacado Hernández. "Es un mensaje de alerta, de que todo el mundo debe saber que en esos puestos de trabajo se tendrá que hacer un esfuerzo de reciclaje, de formación", ha agregado.

El estudio, sin embargo, es optimista: el desarrollo de la digitalización de la industria comportará la creación de hasta 13.341 nuevos puestos de trabajo netos en el horizonte del 2030. Este incremento será especialmente destacable en el sector de los servicios vinculados a la industria, con la creación de 29.381 puestos de trabajo (2% más). Por subsectores, el estudio destaca la creación de 10.000 empleos en el sector de las tecnologías de la información, 10.000 en la contabilidad y consultoría y 3.000 en automoción, equipo eléctrico, informático y fabricación de máquinas de equipo. 

Al otro lado, la industria propiamente dicha puede perder  12.366 empleos por la automatización (el 2,9% menos), mientras que la construcción perderá 3.671 (-2,2%). Así, el riesgo de pérdida "es más elevado en los puestos de trabajo que desarrollan tareas repetitivas de poca formación y con salarios bajos". "No obstante, la digitalización también supondrá la creación de nuevas ocupaciones de mayor cualificación". Al otro lado, los puestos de trabajo con menor probabilidad de automatización son aquellas "en las que hay interacción humana y donde la creatividad tiene más importancia".

Por profesiones, las que tienen mayor probabilidad de automatización son operador de laboratorio fotográfico, operador de telemárketing y operador de máquinas de embalaje, embotellamiento y etiquetado. Al otro lado, las que tienen menos posibilidades de automatización son director y gerente  de hotel (u otros servicios de hospedaje), dietista y nutricionista y médico de familia.

Según ha destacado la directora general de Indústria, Àngels Chacón, en Catalunya hay actualmente 365 empresas con tecnologías vinculadas a industria 4.0, que en su conjunto facturan más de 12.00 millones de euros. "Se necesita formación a todos los niveles para adaptarse a los nuevos perfiles" y "conjugar la oferta formativa a las demandas de las nuevas empresas", ha agregado Chacón, que ha afirmado también que el objetivo es presentar las conclusiones del estudio también a departamentos de la Generalitat como Ensenyament para analizar cual es el escenario del futuro.

Según Hernández, el sector de la automoción en Catalunya es el que más se ha adaptado ya a la nueva industria 4.0, y que en las pymes es donde hay más trabajo que hacer. Chacón ha apuntado a la necesidad de dar a conocer a las empresas el contexto actual, ya que a largo plazo los cambios no solo afectarán a los trabajadores, sino sobre todo a las empresas y sus modelos de negocio.