Ir a contenido

NEGOCIACIÓN SOBRE LAS CUENTAS

El PNV baraja no tumbar los Presupuestos aunque el 155 siga en vigor

Los vascos se inclinan por no apoyar las enmiendas a la totalidad de las cuentas y ganar tiempo

Andalucía y Aragón defienden pactar la nueva financiación autonómica sin esperar a Catalunya

Juan Ruiz Sierra / Patricia Martín

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y el portavoz del grupo nacionalista vasco en el Congreso, Aitor Esteban, a las puertas de la Cámara baja.  

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y el portavoz del grupo nacionalista vasco en el Congreso, Aitor Esteban, a las puertas de la Cámara baja.   / JUAN MANUEL PRATS

El PNV baraja permitir que los Presupuestos generales del Estado (PGE) se tramiten, a la espera de ver cómo evoluciona la situación en Catalunya y si se levanta o no el artículo 155 de la Constitución, denunciado por los nacionalistas vascos como una “agresión”. La primera votación fundamental de las cuentas de Mariano Rajoy tendrá lugar el próximo 26 de abril, cuando se decidirá sobre las enmiendas a la totalidad registradas por otros partidos, como el PSOE y Podemos. Los peneuvistas barajan votar en contra de los vetos de la oposición, permitiendo así que el proyecto de Presupuestos pueda continuar la tramitación con el fin de dar tiempo a que se despejen los interrogantes sobre la investidura catalana.

Los calendarios de ambos procesos se aproximan. El 22 de mayo se agota el plazo para que el Parlament invista a un ‘president’ o se convoquen de nuevo elecciones. La votación sobre el dictamen de la Comisión de Presupuestos, la primera vez que el pleno del Congreso se pronunciará sobre las cuentas del 2018 en sí mismas, tendrá lugar en la segunda mitad de ese mes.

Esta circunstancia permitiría al PNV rechazar la próxima semana las enmiendas a la totalidad, pero al mismo tiempo avisar de que esto no significa que apoyen a Rajoy. “Podemos votar en contra de las enmiendas a la totalidad y después votar en contra de los Presupuestos”, advierten fuentes del grupo parlamentario vasco.

Zanahoria, no palo

En este escenario incierto, los peneuvistas reclaman al Ejecutivo que no “ponga obstáculos políticos” al despegue de la legislatura catalana. “Ha llegado el momento de la zanahoria y de guardar el palo”, dijo este miércoles el presidente del PNV, Antoni Ortuzar, en la cadena Ser. El dirigente vasco, que mantiene “contactos frecuentes” con los partidos independentistas, se mostró convencido de que antes de que expire el plazo para disolver el Parlament y llamar a las urnas habrá un candidato a la investidura libre de cargas judiciales, lo que permitiría levantar el 155.

En este supuesto, anticipó que su partido “hará todo lo que esté en su mano para que haya estabilidad en España”, en referencia a los Presupuestos, aun admitiendo que les genera “incomodidad” que se “descargue” esta tarea en su formación política, que solo tiene cinco diputados. Fuentes del partido nacionalista son cautas e insisten en que “todos los escenarios están abiertos” y “pueden pasar muchas cosas”, incluso que se vislumbre el fin de la intervención catalana y finalmente el PNV no apoye las cuentas, si no llega a un acuerdo que, en palabras de Ortuzar, “tengan suficientes bondades para Euskadi”.

A estos dos procesos, los Presupuestos en el Congreso y la investidura catalana en el Parlament, se les unirá las negociaciones para alcanzar un nuevo modelo de financiación autonómica. Rajoy recibió este miércoles en la Moncloa a los presidentes de Andalucía, Susana Díaz, y Aragón, Javier Lambán, a quienes avanzó que convocará de forma “inmediata” a las comunidades, a través del Consejo de Política Fiscal y Financiera, para abordar este posible pacto. El organismo se reunirá, en principio, durante la segunda mitad de mayo. Los dos mandatarios autonómicos socialistas defendieron tras el encuentro con el jefe del Ejecutivo que el nuevo modelo de financiación no tiene por qué esperar a que Catalunya cuente con un Govern.

0 Comentarios
cargando