Ir a contenido

comisión de presupuestos

El rescate a la banca costará otros 325 millones de déficit público en el 2018

El FROB admite un posible coste anticipado del Popular en las cuentas del Estado

P. Allendesalazar

Jaime Ponce, presidente del FROB, en unas jornadas sobre resolucion bancaria en febrero.

Jaime Ponce, presidente del FROB, en unas jornadas sobre resolucion bancaria en febrero. / JOSÉ LUIS ROCA

El presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Jaime Ponce, ha estimado este miércoles ante la comisión de presupuestos del Congreso que su organismo, responsable de canalizar el rescate a la banca de los últimos años, aportará otros 325 millones de euros al déficit público en el 2018. De confirmarse, el agujero para las cuentas del Estado será en torno a un 31,5% inferior a los 475 millones del año pasado.

El déficit del 2017 se debió a unas pérdidas financieras de 100 millones del FROB, otros 100 millones desembolsados para cubrir agujeros garantizados a bancos que se quedaron con entidades rescatadas, y 274 millones responsabilidad de su participada BFA, matriz de Bankia (pagó 485 millones por sentencias negativas por la salida a bolsa del 2011 y las preferentes y recibió 211 millones en dividendos de su filial). En el 2018, Ponce ha estimado unas pérdidas financieras de 120 millones, un gasto en garantías de 225 millones y una aportación positiva de BFA de 35 millones (210 millones en dividendo menos 185 millones en costes legales). 

El incremento de las pérdidas financieras de este año se debe básicamente a que dos bancos adquiridos por Ibercaja y Unicaja han amortizado las participaciones convertibles ('cocos') que recibieron del FROB y por las que pagaban elevados intereses. En cuanto a las garantías, Ponce ha recordado que su organismo se comprometió con CaixaBank a cubrir hasta 1.100 millones de una cartera de préstamos a pymes del Banco de Valencia y ha destacado que la pérdida esperada se acerca a los 500 millones. 

Popular, Sareb y Bankia

El presidente del FROB también ha considerado como "razonable" la estimación de que el Santander habría heredado del Popular unos 2.000 millones de euros en derechos al menor pago futuro de impuestos (activos fiscales diferidos o DTAs). En este sentido, ha admitido que la intervención y compra de la entidad podría provocar una aceleración en el reconocimiento de sus pérdidas, con lo que las cuentas públicas podrían sufrir el impacto de estos DTAs en la recaudación antes de lo previsto, pero ha afirmado no estar seguro de ello.

Asimismo, ha admitido que no existe un "riesgo cero" de que la Sareb suponga un coste adicional para las cuentas públicas por no poder pagar la deuda avalada por el Estado con que pagó a los bancos rescatados por sus activos inmobiliarios. Sin embargo, ha alabado a los gestores del banco malo y ha avalado su último plan de negocio, que estima posible repagar toda la deuda y una "cierta recuperabilidad" de lo aportado por sus accionistas. El presidente de la Sareb, Jaime Echegoyen, ya admitió hace unos días que será imposible devolver al Estado la totalidad de los 2.100 millones aportados.

Ponce, además, ha asegurado que su organismo tiene "toda la maquinaria engrasada" para proseguir con la desinversión de Bankia, pero ha negado tener ninguna decisión tomada o padecer "ansiedad" por vender sin que las condiciones del mercado sean las adecuadas.  

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.