Ir a contenido

TECNOLOGÍA

La firma de videojuegos china IGG elige Barcelona como sede europea

Un equipo de 60 personas pilotará la expansión y las operaciones de uno de los gigantes mundiales del sector del 'gaming'

Josep M. Berengueras

Enric Cabestany, mánager general para Europa de IGG.

Enric Cabestany, mánager general para Europa de IGG. / MAITE CRUZ

El sector de los videojuegos en Barcelona suma un nuevo y potente representante internacional. La firma asiática IGG (I Got Games) ha elegido la capital catalana como centro de operaciones europeo. El proyecto prevé que desde la ciudad se pilote la expansión y todas las operaciones en Europa, sino también la creación de videojuegos.

IGG es uno de los mayores desarrolladores de videojuegos para móviles del mundo. Con sede operacional mundial en Fuzhou, China, y legal en Singapur, cotiza en la bolsa de Hong Kong desde el 2013. Entre sus títulos más populares se encuentran Lords Mobile y Castle Clash, y en todo el mundo la firma emplea a casi 1.400 personas.

Pese a su tamaño y la popularidad de sus juegos, la compañía es poco conocida en occidente. El ambicioso plan de crecimiento de la firma está en convertirla "en el top 1 o 2 mundial" –actualmente es quinta-, según explica a este diario Enric Cabestany, mánager general para Europa de IGG. "En Europa ya hay un equipo de 23 personas trabajando sobre todo en los mercados de Reino Unido, Francia, Italia, Alemania y España. La compañía ha elegido ahora Barcelona para instalar su cuartel general para Europa", explica el directivo, que cita como razones "la presencia de otras empresas del sector, el ecosistema tecnológico y la posibilidad de captar talento, tanto local como de fuera".

La previsión es alcanzar un equipo de unas 60 personas antes de acabar el año para pilotar la expansión y las operaciones de todo el mercado europeo. "Hay posibilidades de que podamos tener una estructura mucho mayor, ya que analizamos traer otras líneas estratégicas de la compañía a Barcelona y también el desarrollo de juegos", agrega. La firma cuenta con 14 estudios de desarrollo de títulos en todo el mundo, y estudia "tanto crecimientos orgánicos como inorgánicos", es decir, crear estudios desde cero o adquisiciones. "Barcelona se ha posicionado muy bien, y estamos analizando todas las opciones", agrega.

La empresa facturó 607 millones de dólares en el 2017 (casi 500 millones de euros), el 89% más que en el 2016, con un beneficio de 155 millones de dólares (125 millones de euros, el 117% más). Para este año, prevé volver a logar un crecimiento similar, gracias al lanzamiento de nuevos títulos como ‘Castle Clash 2’, ‘Clash of Lords 3’, ‘Galaxy’ y ‘Reborn’. "Estamos explorando también otros géneros, como los juegos causales o los deportes, para ampliar nuestra base de usuarios", comenta Cabestany, que agrega que otra de las novedades del año será la apuesta por los e-sports. El objetivo, repite, es alcanzar la posición uno o dos a nivel mundial "en tres años".

0 Comentarios
cargando