14 ago 2020

Ir a contenido

Resultados 2017

El sector del cava sortea los boicots

Las ventas de espumosos catalanes alcanzaron la "cifra récord" de 252,5 millones de botellas y unas ventas de 1.149 millones de euros

Guillem Tapia

El director general de Industria Alimentaria, Fernando Burgaz (el primero por la izquierda), en un acto de la empresa.

El director general de Industria Alimentaria, Fernando Burgaz (el primero por la izquierda), en un acto de la empresa. / Gemma Sanchez

La Denominación de Origen (DO) cava se apuntó en el 2017 unos resultados positivos con un total de 252,5 millones de botellas vendidas –récord histórico– y 1.149 millones de euros facturados, lo que supone un incremento del 3% y del 6,5% respectivamente.

A pesar de que este espumoso, cuya producción se concentra en un 95% en bodegas de Catalunya, es uno de los productos más sensibles al boicot contra los productos catalanes, las ventas en el mercado español presentaron un incremento interanual del 4,7% en 2017, hasta los 90 millones de botellas.

Únicamente en el 2010, cuando se comercializaron más de 95 millones de botellas, se mejoraron estos guarismos. No obstante, el presidente del consejo regulador del cava, Pedro Bonet, reconoció durante la presentación de los resultados anuales que “el ruido mediático” afectó negativamente a las ventas del último trimestre del año y ralentizó el crecimiento en el mercado nacional.

Mercado exterior

En cuanto al mercado exterior –que supone el 64% del total–, experimentó un crecimiento del 2%. En los países de la UE, que absorben el 44% de la producción, las ventas del espumante crecieron tan solo un 0,7%, mientras que en los países extracomunitarios, el incremento fue del 5,2%. Si se pone la lupa en países concretos, en el 2017, Alemania volvió a ser el primer destino de las exportaciones de cava –en 2016 lo fue Bélgica– con 31,4 millones de botellas vendidas y un incremento del 10,57%.

BélgicaReino Unido EEUU se mantienen, junto con Alemania, como los principales consumidores extranjeros de cava y son los únicos mercados exteriores donde las ventas superan los 20 millones de botellas. No obstante, estos tres países han experimentado retrocesos respecto a 2016. Especialmente acusado ha sido el descenso en el Reino Unido, donde las ventas han caído un 13,6%, presumiblemente por los efectos del 'brexit'.

Según Bonet, para que la DO cava siga creciendo, es imprescindible aumentar las ventas del segmento premium. “Hasta ahora hemos competido por tener el producto con la mejor relación calidad-precio, pero tenemos que empezar a competir por la excelencia”, ha apuntado el presidente del consejo regulador del cava.

En este sentido, los espumosos de más categoría incrementaron las ventas en un 10%, aunque la evolución fue muy distinta entre el reserva, que creció un 13,43%, y el gran reserva, que vendió un 6,6% menos de botellas. Una de las asignaturas pendientes es aumentar la venta de los cavas de categoría superior en el extranjero. Hoy solo suponen el 7,2% del total exportado.