Ir a contenido

clúster industrial

Vall del Ges, el valle del perfume

Medio centenar de empresas del metal del norte de Osona proveen de componentes de 'packaging' a la industria de la cosmética europea

Las compañías, que han optado por la colaboración, sortearon en conjunto los efectos de la crisis gracias a la especialización

Carme Escales

Operaria de Axilone Metal en la fábrica de la empresa en Sant Pere de Torelló.

Operaria de Axilone Metal en la fábrica de la empresa en Sant Pere de Torelló. / Anna Mas Talens

Bienvenidos a ‘Alluminium Valley’. Es así como bautizaron hace ya 20 años los empresarios del sector metalúrgico de la Vall del Ges. Sus empresas, al norte de la comarca de Osona, en los municipios de TorellóSant Vicenç Sant Pere de Torelló concentran un tercio de los puestos de trabajo local.

El desarrollo de la industria textil en la zona propició el inicio de la actividad del metal, que hoy es el más potente sector de la región. Husos, engranajes y tantas otras piezas clave en la producción de hilados, fibras y telas precisaban de un partner como el aluminio. Tanto como lo necesita hoy la industria de la perfumería y la cosmética para cerrar los recipientes de sus productos.

De ese modo, el trabajo del metal en el Vall del Ges no se disipó ante la desaparición del textil. En los años 80 firmas de perfumería, cosmética y maquillaje europeas empezaron a encargarles taponesmatricesmoldesutillaje para envasar sus perfumes, cremas y otros productos.

Hoy, de la decena de grandes empresas europeas fabricantes de ese tipo de componentes, cuatro están a escasos kilómetros, en el Vall del Ges. Axilone Metal es una de ellas. El 99% de su facturación, 36,5 millones el pasado año y con vistas a alcanzar los 38,5 al final de este, proviene de encargos del sector de perfumería y cosmética. "Les hacemos tapones, collares, placas y todo tipo de componente estético para 'packaging'», declara David Gregorio, su director general. Son 242 empleados, más trabajadores temporales en determinados momentos del año, y forman parte de un grupo empresarial con sede en Francia.

·El nuestro es un sector con mucho crecimiento, el futuro es muy prometedor. En momentos de crisis se comporta muy bien. La clave del éxito ha sido nuestra actitud de no dejar nada por imposible, intentar cosas nuevas constantemente y todo eso sumado a nuestro espíritu familiar y de servicio", apunta Gregorio.

Colaboración entre empresas

Otra de las ventajas del ‘clúster’ del que forma parte Axilone es la colaboración entre las diversas empresas. La proximidad entre ellas, su fuerte cultura y tradición industrial manufacturera, complementaria, y el reconocimiento internacional del conjunto ha hecho posible entre otros factores que la facturación del sector en el vall del Ges superase los 170 millones de euros ya a principios de esta década. Lo afirma el estudio 'La cadena de valor del sector de la cosmètica i perfumeria de la Vall del Ges' realizado por las propias empresas, con el Consorci de la Vall del Ges, Orís i Bisaura y las áreas económicas de los ayuntamientos de Torelló y Sant Vicenç de Torelló.

Moltor SCP es una empresa familiar que nació en 1966. Realiza moldes y matrices, "mecanizamos utillaje para trabajar el aluminio", precisa Jaume Roura que, junto a su primo Lluís Roura dirige este negocio que factura 400.000 euros. El 95% de esas ganancias provienen de la cosmética y la perfumería, un ámbito para el que su compañía trabaja desde hace una treintena de años. "La integración en la zona de los diferentes procesos productivos que requiere el sector» explica la buena salud económica de industrias como la suya, según el mismo Roura indica.

AJFMaquinaria, de Sant Vicenç de Torelló, no nació tampoco vinculada directamente al servicio de la perfumería y la cosmética, pero ha sido gracias a estos mercados que ha crecido fuertemente. "Curiosamente, en periodos con una economía a la baja, la gente compensa tener que renunciar a lujos de alto valor, como la compra de un coche o una casa, con el capricho que sí pueden permitirse, más modesto, de adquirir una crema o un perfume de marca", explica Joan Ferrer. Es el responsable de producción de AJFMaquinaria, una empresa que adapta tecnología robótica para la automatización de procesos industriales.

Su facturación, que este año prevén alcance los 2 millones de euros, proviene en un 60% del negocio de perfumería y cosmética. "Contar con unos clientes potentes en ese ámbito nos ha permitido desarrollar soluciones muy específicas para esa industria. Y las cuatro potentes referencias del sector del aluminio que sobresalen como proveedores europeos concentrados en nuestro valle –Tesem, Covit, Ferval y Axilone– nos benefician todavía más», añade. De ahí que hay quien se refiere ya al valle directamente como 'Cosmetic Valley', pues empresas que trabajan el plástico o la madera también se han erigido como proveedores del sector de la perfumería y la cosmética.

Temas: Empresas

0 Comentarios
cargando