Ir a contenido

comisión de investigación

Un exdirectivo del Banco de España admite que la gestión de la crisis no fue "superplanificada"

Jiménez Tello justifica que se "tirase por lo alto" en las ayudas públicas a Bankia

P. Allendesalazar

Jeronimo Martinez Tello, exdirector de supervisión del Banco de España, en la comisión de investigación de la crisis del Congreso.

Jeronimo Martinez Tello, exdirector de supervisión del Banco de España, en la comisión de investigación de la crisis del Congreso. / JOSE LUIS ROCA

Jerónimo Martínez Tello, director de supervisión del Banco de España entre abril del 2009 y octubre del 2012, ha admitido este martes que la gestión de la crisis no estuvo "superplanificada", pero lo ha justificado en que esta llegó "de golpe" y hubo que reaccionar sobre la marcha. "Nosotros vamos a la guerra e intentamos minimizar los costes", ha defendido sobre la discutida actuación de la institución a cuya cúpula fue aupado por el gobernador 'socialista' Miguel Ángel Fernández Ordóñez. 

Como otros altos cargos del organismo supervisor, ha aprovechado su comparecencia ante la comisión de investigación de la crisis para justificar su actuación, casi sin atisbo de autocrítica. Así, ha defendido que España no ha sufrido una "crisis financiera", sino una "crisis de país, una crisis económica, que tuvo su reflejo" en el sector bancario. "El origen de la crisis es el modelo económico del país, sumado a la entrada del euro y a la espera de que vinieran inmigrantes de todo el mundo y esto fuera Florida", ha criticado.

El Banco de España, ha continuado, se planteó dos alternativas para gestionar los problemas de las entidades. Una de 'shock', con expropiaciones y gestión pública de bancos, que era "inviable e inalcanzable" por sus "riesgos tremendos". Y otra, la que se siguió, que consistía en reformar los modelos de negocio de las entidades a través de fusiones. "Dentro de las alternativas, nosotros aconsejamos pero el Parlamento eligió la mejor alternativa", ha sostenido derivando la responsabilidad en los diputados que le estaban interrogando.

Roces con Guindos

Martínez Tello, además, ha mantenido que "toda la reestructuración y la mitad del saneamiento" bancario se hizo antes del 2012: "La situación no era peor que en el 2009. Todo estaba atado. Hacia falta darle un toque por la segunda recesión". Es decir, antes de la llegada del PP al Gobierno el problema estaba encauzado. El ministro Luis de Guindos, ha añadido, completó el saneamiento porque se lo pidió el supervisor. "Es verdad que entre el Ministerio y el Banco de España había recelos, básicamente por las cúpulas. En la segunda línea se trabajaba mejor y hubo colaboración", ha afirmado.

El exdirectivo también ha reiterado, como ya hizo ante la comisión ejecutiva del Banco de España y en la Audiencia Nacional, que a su juicio a Bankia le habría bastado con unas ayudas públicas de 13.000 millones de euros, más otros 3.000 millones de forma temporal, frente a los 24.000 millones que pidió el equipo del actual presidente, José Ignacio Goirigolzarri, antes de rebajarlos a 19.000 (la cantidad final, 22.424 millones, se decidió según un proceso fijado por la 'troika'). Sin embargo, lo ha justificado. "Se estaba negociando que entrase el señor Goirigolzarri (en sustitución de Rodrigo Rato) y se quería cubrir las espaldas", ha afirmado antes de asegurar que "en un desequilibrio tan elevado es mucho mejor tirar por alto que por bajo". 

También ha negado haber apartado a inspectores críticos en CCM y la CAM, como le ha acusado la asociación profesional de este colectivo. Asimismo, ha reclamado al Banco de España un reconocimiento a la "lealtad institucional" de los exdirectivos Mariano Herrera, Pedro Comín y Pedro González, que dimitieron de sus cargos hace un año al ser imputados en el caso Bankia pero posteriormente fueron desimputados sin recuperar sus puestos. 

0 Comentarios
cargando