Ir a contenido

Prestaciones sociales

Alemania vuelve a subir las pensiones

El nuevo gobierno anuncia un aumento de las prestaciones del 3,2% en el oeste del país y un 3,4% en el este, más precario

Carles Planas Bou

La cancillera alemana, Angela Merkel, en una conferencia organizada por la Comisión Europea.

La cancillera alemana, Angela Merkel, en una conferencia organizada por la Comisión Europea. / STEPHANIE LECOCQ

Alemania sí subirá las pensiones. Como ha anunciado el nuevo ministro de Asuntos Sociales, el socialdemócrata Hubertus Heil, este martes, las prestaciones aumentarán un 3,22% en el este del país mientras que lo harán un 3,37% en el oeste. “Otra vez, la buena situación del mercado laboral y los incrementos salariales del pasado nos han conducido a una mejora de las pensiones”, ha explicado.

Esta mejora de los subsidios se pondrá en marcha a mediados de este año y beneficiará a los más de 20 millones de jubilados del país. Aunque Heil ha prometido que entre los planes de Berlín se incluye una estabilización de los niveles de pensión y una mejora de la cobertura para personas con discapacidades Alemania aún no tiene fijada una pensión mínima, sino que el apoyo a la jubilación depende del anterior sueldo del trabajador.

Igualar las dos alemanias

Con esta mejora, el nuevo gobierno alemán pretende reducir la desigualdad entre las pensiones percibidas en el Oeste y las percibidas en el Este. Actualmente las ayudas en los Estados que formaban parte del antiguo bloque comunista equivalen a un 95,7% a los del bloque occidental pero con el aumento se reducirá esa distancia a un 95,8%.

El plan del cuarto ejecutivo presidido por la cancillera Angela Merkel, que asumió el cargo el pasado miércoles, responde así al objetivo de igualar las pensiones entre las dos alemanias de cara al 2024. Actualmente, los Estados del este del país son más pobres, dependen más de las ayudas estatales, tienen una peor infraestructura, más paro y más vejez, todos ellos factores que se han convertido en un caldo de cultivo para que el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) recoja votos.

En marzo del 2016, el anterior gobierno entre conservadores (CDU) y socialdemócratas (SPD) ya impulsó la mayor subida de las pensiones desde 1993, incrementando las ayudas en un 4,25% en el Oeste y un 5,95% en el Este.

A pesar de que Heil ha remarcado que “la pensión legal sigue siendo el pilar central de la seguridad de la vejez", Alemania se ha convertido en el país europeo donde los ancianos corren un mayor riesgo de caer en la pobreza.

La medida también pretende frenar el grave problema de envejecimiento al que se enfrenta el sistema de las pensiones. Los estudios apuntan a que, si nada cambia, para el 2030 el porcentaje de población inactiva mayor de 65 años en Alemania será del 57%, lo que supondrá una reducción de hasta el 20% en la contribución económica que sustenta este pilar del Estado del bienestar.