Ir a contenido

TRANSPORTE

El reglamento de Barcelona sobre VTC puede reducir a un tercio la oferta

La norma del Área Metropolitana de Barcelona exigirá a las licencias ya existentes y a las nuevas una doble autorización para operar

Josep M. Berengueras

Aplicación de Uber en Barcelona.

Aplicación de Uber en Barcelona.

El regreso de Uber a Barcelona se produce en el ámbito de los vehículos con autorización VTC, una práctica similar a la que usan competidores como Cabify y que permite el transporte de viajeros en coches alquilados. Sin embargo, que el desembarco se produzca dentro de ese ámbito legal no significa que la compañía no se enfrente a retos legales.

De hecho, el principal desafío será a nivel local: el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) aprobó a finales de febrero el nuevo reglamento que regulará la actividad de las VTC, incorporando una autorización previa para ejercer la actividad.

La alcaldesa de Barcelona y presidenta del AMB, Ada Colau, dio luz verde al “Reglamento de ordenación de la actividad de transporte urbano discrecional de viajeros con conductor en vehículos de hasta nueve plazas que circula íntegramente en el ámbito del AMB” tras meses de discusión. El reglamento está ahora en fase de discusión publica (30 días hábiles antes de su aprobación definitiva), y en él se expone el marco normativo al que se tendrán que someterse las empresas de VTC.

El texto establece que el ejercicio las VTC estará condicionado a una autorización previa que concederá la propia AMB. “Corresponde al AMB la fijación, en cada momento, del número máximo de autorizaciones (...). Se determina por la necesidad de garantizar la suficiencia del servicio en condiciones óptimas para los ciudadanos sin perjuicio de la garantía de rentabilidad económica de los operadores”, afirma el texto. Este también prevé la “creación de nuevas autorizaciones, permanentes o temporales, o la reducción de las existentes”, en base a factores como el nivel de oferta existente, la demanda, acontecimientos concretos e incluso el cumplimiento de “objetivos de sostenibilidad ambiental en el tráfico y la circulación urbana”.

Sin embargo, el reglamento también deja claro que “en ningún caso el número de autorizaciones vigentes en cada momento podrá superar la ratio de una licencia de VTC por cada 30 licencias de taxi”. En la actualidad hay poco más de 10.500 licencias de taxi en la AMB, lo que implicaría unos 350 permisos para VTC. En estos momentos ya hay más de 800 licencias VTC en Catalunya, y se prevé que los tribunales otorguen más en los siguientes meses (hay concesiones paradas por demandas). La doble autorización de la AMB podría, pues, dejar a muchos coches con licencia que ya prestan servicio sin la posibilidad de actuar en el área de la AMB.