Ir a contenido

mercados

Los bancos centrales prevén nuevas "turbulencias" en los mercados

El BIS augura nuevos episodios de volatilidad como el que tumbó las bolsas en febrero

El organismo advierte de que la retirada de los estímulos es una tarea "delicada"

Pablo Allendesalazar

Un operador de la Bolsa de Nueva York reacciona ante el desplome de los índices en febrero.

Un operador de la Bolsa de Nueva York reacciona ante el desplome de los índices en febrero. / REUTERS / BRENDAN MCDERMID

El episodio de volatilidad que tumbó las bolsas mundiales a principios de febrero, una caída de la que todavía no se han recuperado, no va a ser un acontecimiento aislado. Así lo ha advertido este domingo el Banco de Pagos Internacionales (BIS), organismo con sede en Basilea (Suiza) que agrupa a los 60 principales bancos centrales del mundo.

"Los mercados financieros y la economía mundial se están adentrando en terreno inexplorado. Y después de un periodo inusualmente prolongado de tasas de interés insólitamente bajas y condiciones monetarias acomodaticias, sería poco realista esperar que no se produzcan más turbulencias", ha sostenido Claudio Borio, jefe del departamento monetario y económico del organismo.

Durante las primeras semanas de enero, el principal índice de Wall Street (el Standard & Poor's 500) subió más de un 6%, el de Japón (Nikkei 225) se apreció un 4%, las bolsas de los países emergentes se revalorizaron casi el 10%, y las europeas, más de un 3%. Sin embargo, la situación se dio la vuelta violentamente cuando el viernes 2 de febrero se conoció que los sueldos en Estados Unidos subieron un 2,9% en enero, el mayor incremento desde el final de la recesión en el país a mediados del 2009. En la semana posterior, los cuatro mercados mencionados cayeron más del 10%, el 7%, el 8% y el 7%, respectivamente.

La subida de los salarios por encima de lo esperado por los analistas hizo cundir entre los inversores el temor a que la inflación estadounidense se eleve este año más de lo augurado y a que, en consecuencia, la Reserva Federal acelere el ritmo previsto de incremento de los tipos de interés, aprobando cuatro subidas en lugar de tres durante el ejercicio. Este aumento del precio del dinero encarecerá los costes de financiación de las empresas, lo que perjudicará a sus resultados.

Difícil equilibrio

El BIS ha alertado de que esta reacción de los inversores pone de manifiesto la "delicada tarea" que tienen ante sí los bancos centrales. "Han de lograr un equilibrio entre dos objetivos: por un lado, normalizar su política monetaria, sobre todo para tener mayor margen de maniobra en la próxima desaceleración, y, por otro, evitar decisiones que podrían malograr la expansión (económica)", ha explicado Borio respecto a las subidas de tipos desde mínimos históricos y la retirada de medidas excepcionales, como la compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE).

Para mayor complicación, ha añadido, ello se produce en un momento en que el endeudamiento mundial ha vuelto a aumentar, lo que hace más vulnerables a los agentes económicos ante la subida de tipos. Y además Estados Unidos ha aprobado medidas proteccionistas, que pueden ser respondidas por otros bloques económicos, lo que "complica aún más" la tarea. "Para avanzar por este camino hará falta una notable dosis de habilidad, discernimiento e incluso algo de suerte", ha asegurado.

Más volatilidad

En su informe trimestral, el organismo destaca que tras un periodo excepcionalmente largo de calma, la "volatilidad ha vuelto" al mercado. Un fenómeno que se ha visto potenciado de forma "excesiva" y "desproporcionada" por la aparición de productos financieros que permiten apostar a que la volatilidad será alta o baja, lo que incrementa su aparición habitual cuando los mercados se desploman.

Sin embargo, ha añadido Borio, "los responsables de la política monetaria no deben temer a la volatilidad en sí misma; la presencia de cierta volatilidad durante el proceso de normalización hasta puede favorecerles", ya que desinfla las posibles burbujas generadas.

La situación económica y financiera sigue estable

El BIS evita crear alarma. "El episodio de inestabilidad bursátil no ha cambiado de forma sustancial la coyuntura económica y financiera general", ha apuntado Borio. Así, las condiciones de financiación que ofrecen los mercados siguen siendo "inusualmente" positivas; los diferenciales entre los intereses de las deudas públicas y privadas han seguido estrechándose hasta marcar sus mínimos de las últimas décadas; y las cláusulas de los contratos de financiación firmados no han registrado cambios.  

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.