Ir a contenido

SECTOR TEXTIL

Desigual vuelve a crecer tras ganar el 28% menos en el 2017

La marca prevé la apertura de 50 tiendas y la reforma de otras 50 durante este año

La firma registró un beneficio neto de 47 millones y una facturación de 761 millones en el ejercicio pasado

Antoni Fuentes

Trabajadores en las oficinas de la firma Desigual. 

Trabajadores en las oficinas de la firma Desigual.  / FERRAN NADEU

La marca de ropa Desigual concluyó en el 2017 la parte más dura del proceso de saneamiento de sus cuentas y transformación de su modelo de negocio. La cadena con sede en Barcelona cerró el año pasado con un beneficio neto de 47 millones, lo que supone una caída del del 33% en relación con el resultado del 2016, en que obtuvo unas ganancias de 71 millones.

El cambio de rumbo iniciado en el 2015 con la entrada del fondo de capital riesgo francés Eurazeo mediante la compra de un 10% de la cadena de ropa se aceleró en el 2017 con nuevos pasos en la racionalización de la red de puntos de venta que llevó al cierre o la fusión de establecimientos. Como consecuencia de esas medidas, la cifra de facturación bajó un 11,5% y llegó a los 761 millones de euros, según ha explicado la empresa en un comunicado. La parte positiva del ajuste es que Desigual es ahora "una compañía sana, sin deudas y con capacidad para invertir", según la firma.

El retroceso en los ingresos se centró en los mercados europeos, en los que Desigual concentra el 90% de sus ventas. Al descenso de las ventas se unió el efecto de un aumento de las inversiones en la marca y en la mejora de la calidad de las prendas, así como en la transformación de las tiendas. El resultado de esa combinación fue un retroceso en el resultado operativo del 28%, hasta los 119 millones, así como del beneficio neto. 

La vida es chula

La marca de ropa fundada por Thomas Meyer quiere recuperar este año 2018 el espíritu de su emblemático lema de 'La vida es chula' gracias al final del repliegue y al inicio de un nuevo periodo de crecimiento en ventas y en número de tiendas aunque sin lanzar las campanas al vuelo porque el cambio de rumbo todavía no se ha completado. La marca tiene previsto abrir 50 tiendas y llevar a cabo la renovación de otros 50 puntos de venta en los próximos meses. 

"Estamos en el ecuador de una transformación que empezamos en 2015 y vamos en la dirección correcta", ha asegurado Alberto Ojinaga, director corporativo de Desigual.

Contraataque

El contraataque de la marca estará centrado en los mercados que tienen más potencial de crecimiento para la empresa, entre los que destacan los de Latinoamérica después de registrar una mejora el año pasado del 18%. Además, la firma apretará el acelerador en la venta a través de internet, que en el 2017 registró un crecimiento del 14%.

El nuevo enfoque del negocio, materializado en el plan #aNewDesigual, pretende "reconectar" con el cliente y "volver a ser relevantes como marca" en palabras de David Meire, responsable de clientes de la marca. La apuesta por un nuevo posicionamiento de la marca ha incluido la incorporación de Jean-Paul Goude como asesor de moda en la tarea de transformar la imagen de marca. 

0 Comentarios
cargando