Ir a contenido

MOVILIDAD EN MANOS FEMENINAS

"Los clientes prefieren encontrarse con una mujer taxista"

Varias profesionales explican su experiencia al volante coincidiendo con el día de la mujer trabajadora

Una encuesta a la flota de Mytaxi revela que las conductoras eligen este oficio por la flexibilidad horaria

El Periódico

Una taxista espera a un cliente en la parada de Plaça Catalunya de Barcelona.

Una taxista espera a un cliente en la parada de Plaça Catalunya de Barcelona. / FERRAN NADEU

"Nos suelen decir que las mujeres taxistas llevamos el coche impecable y que conducimos mucho más tranquilas", describe Natalia Marco, con 17 años al volante de su taxi. Muchas de sus compañeras de gremio asienten con la cabeza. Sin dudas, prosigue, cuando es una chica la que sube al vehículo como clienta, la mirada es de aprobación. Cuando Natalia comenzó en este oficio, era una rareza ver a una mujer prestando este servicio. Ahora no tanto.

No obstante, según datos del Institut Metropolità del Taxi, siguen siendo minoría. De los 13.097 taxistas que operan en el área metropolitana de Barcelona, 12.356 son hombres (el 94%) frente a las 741 mujeres. "La parte buena de este trabajo es que te puedes organizar a la tuya", continúa Natalia, que forma parte de la flota de la aplicación Mytaxi. Las nuevas tecnologías aún le han facilitado más el trabajo porque sabe en todo momento con qué persona se va a encontrar.

Una vocación aliada de la conciliación

"Nos gusta hablar de los taxistas como almas libres y es una vocación aliada de la conciliación familiar", interviene la directora de márketing de la empresa, Sandra Sancho. La firma ha elaborado la primera encuesta a mujeres taxistas coincidiendo con la semana del 8 de marzo, el día de la mujer trabajadora. Uno de los resultados que arroja la consulta es, precisamente, que el sexo femenino se decanta por este empleo por la flexibilidad horaria.

El 42% de las encuestadas (de una muestra de 150) responde que la autonomía que les permite hacer este trabajo es lo que más valoran. Además, en muchos casos se trata de una decisión familiar, ya que comparten licencia con la familia o la pareja en el 42% de los casos. "Mi padre era taxista y mi novio empezó como taxista. Ahora es mi marido y nuestros dos hijos se dedican a lo mismo. Se lo debo todo al taxi", expone Ana María Ortiz, con 36 de sus 57 años dedicándose a este servicio.

Con experiencia profesional previa

La encuesta de Mytaxi ha servido también para dibujar el perfil de las profesionales que ofrece esta aplicación. En el 86,6% de los casos han ejercido otras profesiones antes que la de taxistas, principalmente han sido administrativas o comerciales. Mayoritariamente tienen estudios: el 30% bachillerato; el 25% formación profesional o un 15% estudios universitarios. Todas hablan catalán y castellano y un 13% dice que domina el inglés.

"Hay que tener mucha psicología cuando entra un cliente", razona otra taxista, Begoña Torres, que asegura que la "empatía" es el hecho diferencial respecto a la mayoría de compañeros del sector de género masculino. Esto hace que ellas sepan cuando el pasajero tiene ganas de contarles su vida o simplemente de permanecer en silencio durante todo el viaje.

Atentas a la seguridad

Todas ellas coinciden en que el hecho de ser mujeres no les ha acarreado más preocupaciones sobre su seguridad que las que han padecido los hombres. "¿Miedo? Una sola vez, que tuve que ir a la Mina y el cliente salió corriendo al llegar dejándome la puerta abierta", recuerda Pilar Sánchez.