Ir a contenido

CUMBRE EN EL MOBILE WORLD CONGRESS

Algo más que la voz de Siri o Alexa

Directivas de tecnología reclaman más diversidad en las empresas para decidir las futuras innovaciones

Telefónica impulsa un programa para incluir mujeres en puestos directivos

Carmen Jané

Dos mujeres hablan con un robot en el Mobile World Congress. 

Dos mujeres hablan con un robot en el Mobile World Congress.  / JOAN CORTADELLAS

Las mujeres en tecnología no quieren ser solo la voz de Siri, Alexa o cualquier otro asistente virtual. Quieren decidir qué hacen los algoritmos y contribuir con ellos a cambiar el mundo. Para ello buscan la implicación de las empresas y promueven que las niñas y las jóvenes se inclinen también por carreras técnicas, como se ha visto en el YoMo. Además, piden que las empresas se comprometan a favorecer la diversidad y una cultura que destierre la falta de respeto y el acoso sexual como el que ha denunciado la campaña #MeToo.

Así se han expresado la veintena de panelistas de la segunda edición de Women4Tech, la cumbre de mujeres en el Mobile World Congress, que ha ocupado el último día de ponencias. Una situación a la que el propio CEO de GSMA, la patronal de las operadoras organizadora del evento, se ha comprometido a poner remedio, con una conferencia inaugural el próximo año a cargo de una mujer y una comunidad que se extenderá en las ediciones satélites del congreso (Asia y América, además de Barcelona) y en internet.

“Hay que promover el talento femenino en las empresas de tecnología no solo porque es justo sino porque es lo más inteligente, porque el 50% de los clientes son mujeres y hay que saber lo que quieren”, señalaba Mary Clark, vicepresidenta de Synchronoss y organizadora este año del evento.

Programas de inclusión

Muchas multinacionales están ya creando programas para promocionar a mujeres y para evitar que se vean discriminadas en los procesos de selección y relegadas a posiciones más bajas. Bloomberg publica un índice sobre inclusión en que este año aparece también Telefónica, que exhibió su compromiso de que “para el 2020 el 30% de sus ejecutivas sean mujeres (ahora están en el 21%)”, explicó Laura Abasolo, directora financiera de la compañía, que defendió una visión más integradora del trabajo y de la vida personal, con la diversidad cultural como apoyo. “Si en tu equipo piensan todos igual, ¿para qué quieres el equipo?”, señalo Abasolo, que ha sido directora de Simplificación. 

Susana Balbo, presidenta del W20 Group en Argentina, llamó a vencer la brecha digital de género y a que no sean las mujeres las que “se lleven el peor móvil”. Noruega se postuló como caso de éxito porque la mayoría de sus cargos públicos son mujeres, pero los hombres copan el sector privado y tienen sueldos más altos. Y Sohaila Ouffata, alemana de origen marroquí y ejecutiva de BWM iVentures, advirtió de que si una empresa no defiende una cultura en la que todos sus miembros estén a gusto, “igual no hay que estar allí”.

0 Comentarios
cargando