Ir a contenido

tribunales

Los controladores pagarán 15 millones por el caos aéreo del 2010

Los controladores consideran el acuerdo "una liberación" tras ocho años litigando en los tribunales

Imagen de archivo de controladores aéreos en la torre de control de Barajas.

Imagen de archivo de controladores aéreos en la torre de control de Barajas. / JUAN M. ESPINOSA (EFE)

El sindicato de controladores aéreos USCA ha alcanzado un principio de acuerdo con la Fiscalía de Madrid por el que se compromete a desembolsar cerca de 15 millones de euros en concepto de indemnización a los pasajeros afectados por el caos aéreo de diciembre del 2010, según informaron fuentes del mismo a Europa Press.

Esta medida está condicionada a la aceptación del mismo acuerdo en Palma de Mallorca, donde 83 controladores se encuentran procesados por posible sedición, delito castigado con más de ocho años de prisión. USCA asegura que las negociaciones en Mallorca se encuentran también "muy avanzadas", aunque aún quedan "algunos flecos".

El caos aéreo de diciembre del 2010 afectó a unos 700.000 pasajeros y a más de 5.000 vuelos en toda España. Actualmente, solo quedan pendientes de resolución las causas abiertas contra los controladores en Madrid y Barcelona, de las 20 que se abrieron en diferentes juzgados de toda España.

Por el caos aéreos se abrieron más de veinte causas en juzgados de toda España, entre los que figuran además de Madrid y Palma, las causas ya archivadas en Valencia, Burgos, Álava, Cantabria, Asturias, Alicante, Andalucía, Vigo, Reus, Sevilla y las resoluciones judiciales dictadas por los Juzgados de Instrucción de Granadilla de Abona (Canarias), Sevilla, San Cristóbal de la Laguna, El Prat de Llobregat (Barcelona), Málaga, Reus, Sabadell, Bilbao, Santiago de Compostela y Santa Coloma de Farners (Girona).

Acuerdo

El sindicato USCA explica que "por consejo de los abogados" se ha llevado a cabo un proceso negociador para llegar a un acuerdo con las acusaciones particulares para que retiren sus acusaciones previa indemnización. Desde USCA, sindicato al que pertenecen los 216 controladores que se enfrentan a las dos causas pendientes (133 en Madrid y 83 en Palma), se asegura que este acuerdo supone "una liberación" pues pone fin a un conflicto que dura ocho años no es satisfactorio, pero es la fórmula "menos gravosa". De momento se han archivado una veintena de procedimientos en toda España por estos hechos, todos ellos exculpatorios para los controladores.

El sindicato de controladores USCA ha confirmado que, tras el acuerdo, ya se está indemnizando a los más de 15.000 afectados que han mantenido durante estos ocho años sus denuncias vigentes en un juzgado de Instrucción de Madrid.

Indemnizacion media

"Los perjudicados personados en la causa ya han comenzado a percibir sus indemnizaciones, unos 1.000 euros más los gastos en que hubieran incurrido por el perjuicio causado", según explicaron desde el sindicato USCA. El acuerdo requiere, una vez que los pasajeros reciban tales cantidades, la retirada de la denuncia por parte de todas las acusaciones particulares ya que, en caso contrario, el caso continuaría su curso hasta llegar a juicio.

El abogado del sindicato de USCA, José Antonio Choclán, pidió el sobreseimiento de la causa y el archivo de las actuaciones aún pendientes contra los controladores aéreos de Madrid, por entender que "no hubo ningún plante" por parte del colectivo y que el cierre del espacio aéreo fue una decisión "unilateral" de AENA.

En el auto, el magistrado señala que no es cierto que el cierre del espacio aéreo fuera una decisión de los responsables de AENA ajena a la voluntad del colectivo, sino que aún siendo una competencia reservada al ente, su decisión "aparece directamente vinculada al abandono de sus puestos de trabajo" y "a consecuencia de la concertada actuación de los trabajadores".

Esto impidió que el tráfico aéreo continuara desarrollándose con normalidad, obligando a la autoridad competente al cierre del espacio aéreo, obligando a la autoridad competente al cierre del espacio aéreo, "ante la imposibilidad práctica de garantizar la seguridad de los vuelos, lo que condujo --señala el juez-- a la declaración del estado de alarma".

Mallorca, en vías de solución

El acuerdo en Madrid también está supeditado a que en Mallorca también se cierre el caso donde el proceso está más retrasado aunque en vías de solución. "Nos preocupa más, va más retrasado en el tiempo, pero el procedimiento y el proceso de conformidad sigue también su curso y estamos avanzando", aseguran desde USCA, que confía en que el acuerdo con las acusaciones se cierre "muy rápido", aunque posteriormente avanzará en función del trabajo de cada juzgado.