Ir a contenido

radiografía del consumo

El gasto cotidiano aumenta pese a la inflación moderada

Los consumidores tienden a elegir productos de mayor precio en su cesta de la compra

Las firmas de la distribución facturaron el 3,7% más en el 2017 por la demanda de productos premium

Eduardo López Alonso

Lineal de un supermercado. 

Lineal de un supermercado.  / Albert Bertran

La cesta de la compra se encarece en España y aumentan los ingresos del sector de la distribución en un entorno de inflación moderada y crecimiento escaso de la población. Esa es una de las conclusiones del último informe de la consultora Nielsen dado a conocer este martes. El mercado de gran consumo, las ventas de los fabricantes de esos productos que se venden en los supermercados, experimentó un crecimiento del 3,7% en el 2017, según el informe Nielsen 360 presentado este martes. La razón de esa paradoja se encuentra en el hecho de que la aportación del precio al crecimiento de la facturación del sector se triplicó, pasando del 0,7% en el 2016 al 2,1% en el 2017. Las ventas en volumen aumentaron el 1,5% también, pese a que la población no crece.

Nielsen achaca ese incremento del precio de la cesta de la compra al mayor peso de los productos innovadores en detrimento de la marca del distribuidor. Los expertos alertan de que la innovación se está trasladando a los fabricantes más pequeños y gastamos más en productos distintos a los que se integran en el IPC. Según el experto en distribución comercial Antonio Agustín, "la innovación de verdad se está escapando de las grandes casas (o empresas) para ir a parar a otras medianas, incluso pequeñas, capaces de captar un talento cada vez más liberado y compitiendo con una flexibilidad y velocidad de ejecución notablemente mayor".

El director general de Nielsen Iberia, Gustavo Núñez, opina que la cesta de la compra se ve beneficiada por la mayor confianza de los consumidores y por la compra impulsiva centrada en productos innovadores: "Hemos interiorizado a raíz de la crisis el control del gasto con lista de la compra y estar ojo avizor a las subidas y bajadas de precio, pero luego en tienda tomamos muchas decisiones y metemos productos no previstos en la cesta".


Productos frescos

La otra pata de las claves de ese encarecimiento de la cesta de la compra hay que buscarla en los productos frescos. Se encarecieron en conjunto el 2,8% y suponen en torno a la tercera parte de la cesta de la compra. Fruta, verdura, carne, pescado, pan y huevos forman parte de ese núcleo central del gasto alimentario de las familias. Y todos esos productos también cuestan más que hace un año. Según los datos de Nielsen el pescado es el que más se encareció, un 5,8%. En cambio, los huevos, la proteína más barata, registró una inflación del 0,7%.

'Teatralización' de la tienda

El carácter estratégico de los productos frescos para la distribución se ha plasmado en los últimos años en una verdadera revolución estética de los canales de venta. La moda 'bio' ha tenido como consecuencia que las cadenas han dotado a sus departamentos de frescos de una imagen tradicional de corta y pega. Nielsen describe el asunto con el término 'teatralización', envolviendo de una imagen de 'tienda de toda la vida' a los productos agroalimentarios de siempre. Fruto de ese lavado de cara, la gran distribución creció dos puntos en cuota de ventas de frescos frente al canal tradicional, en el que las tiendas de subsistencia proliferan.

Inflación envasada

La inflación, además de fresca, fue especialmente envasada. Los precios crecieron el año pasado el 1,8% en la parte de envasados, sobre todo alimentación, productos refrigerados y bebidas. A pesar de ello, aumentaron el 1% las unidades vendidas, es decir, una cesta más llena. Los productos de perfumería rebajaron sus precios el 0,6% como consecuencia del peso de las promociones, lo que contribuyó a elevar las ventas globales el 2,3%, porcentaje relevante pero la mitad de lo que crecieron los ingresos procedentes de bebidas y refrigerados.

Marca del distribuidor

Los datos de Nielsen confirman la atonía de la evolución de las ventas de la marca del distribuidor. Apenas un crecimiento de 0,2 décimas para una cuota de mercado del 39,2% supo a poco a la gran distribución, que busca fórmulas de reinvención. Y lo mismo sucede con las ventas en promoción, que representan dos de cada diez euros vendidos en el mercado de gran consumo y su peso sobre el conjunto de las ventas se mantiene sin cambios. Eso sí, son promociones más eficientes, ya que el 32% de ellas son rentables, según Nielsen, frente al 30% del año anerior.

El estudio de Nielsen constata también que las ventas en el canal de hostelería cerraron el 2017 con un incremento del 5,7% gracias al empuje del turismo, con cifras récord.

La ruina de la noche

Los canales de venta enclavados en el epígrafe de 'conveniencia', aquellos que abren por la noche, perdieron fuelle el pasado año. El consumidor no compra mucho a horas intempestivas aunque tenga esa opción. Los datos de Nielsen confirman que en la última década el número de locales se redujo en un 30%.

Por categorías de productos, cervezas y vinos fueron los grandes dinamizadores de las ventas en los comercios. Con crecimientos del 6,9% y 8,8%, respectivamente. Las bebidas no alcohólicas (aguas, refrescos, etc.) crecieron el 3,2%.

0 Comentarios
cargando