Ir a contenido

Un 23% menos de inversión

Los contratistas consideran "un drama" la inversión pública en Catalunya

El presidente de la Cámara de Contratistas de Catalunya ha lamentado que los 218 millones invertidos distan mucho de la promesa de 4.200 millones de Rajoy

El Periódico

El presidente de la Cámara de Contratistas de Catalunya, Joaquim Llansó, ha pedido al Estado reactivar la inversión pública en Catalunya.

El presidente de la Cámara de Contratistas de Catalunya, Joaquim Llansó, ha pedido al Estado reactivar la inversión pública en Catalunya. / RICARD FADRIQUE (El Periódico)

El presidente de la Cámara de Contratistas de Catalunya, Joaquim Llansó, ha pedido al Estado reactivar la inversión pública en Catalunya después de que en el 2017 la inversión de la administración del Estado se situara en 218 millones de euros, lo que supone 66 millones menos respecto al año anterior, es decir, un 23% menos. Llansó ha lamentado en rueda de prensa que estas cifras "distan mucho de las promesas que el Gobierno está haciendo", refiriéndose, por ejemplo, a los 4.200 millones que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció en Catalunya hasta el 2020.

"La inversión pública es un drama. Lo que no puede hacer un Estado es invertir en Catalunya 200 millones de euros. No querría pensar mal, pero hace años que el Estado no está invirtiendo en Catalunya la parte que le corresponde", ha asegurado.

La licitación pública en Catalunya se situó en el 2017 en 1.690 millones de euros, frente a los 1.131 del año anterior, pero pese a este incremento el valor absoluto está todavía muy alejado de los 3.750 millones de media de los últimos 20 años.

La licitación pública se ha visto impulsada principalmente por las administraciones locales, cuya aportación ha aumentado en 496 millones, hasta los 1.046 millones y haciéndose con el 62% del total, si bien Llansó ha apuntado el riesgo de que este ritmo inversor pierda fuelle una vez pasen las elecciones municipales.

Por su parte, la Generalitat aumentó las licitaciones en 128,5 millones, con un total de 426 millones, lo que equivale al 25% del total, siendo por tanto el Estado la administración que menos inversión pública ha ejecutado.

Cuestión de credibilidad

Llansó, que también forma parte del Consejo Asesor de Infraestructuras de Catalunya, se ha referido a los últimos anuncios realizados por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, como la reactivación de las obras de la estación de La Sagrera, los soterramientos de vías en Sant Feliu de Llobregat, L'Hospitalet de Llobregat y Montcada i Reixac, y el nuevo Plan Director del Aeropuerto de Barcelona, entre otros.

Precisamente, el Consejo se reunió el 30 de enero con el ministro: "Le dijimos que era un tema de credibilidad. Puedes decir que harás muchas cosas y después se tienen que llevar a cabo. Del dicho al hecho hay un trecho".

"Me da la sensación de que tomó nota, de que es consciente de que el Estado tiene que cambiar su política respecto a Catalunya", ha continuado Llansó, que ha añadido que ahora el Gobierno central no puede decir que la Generalitat no hace nada, ya que los ministros también son ahora consellers con la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Además ha dicho que, de momento, este 2018 está marcado por la incertidumbre por la falta de presupuestos del Gobierno y por la ausencia de Govern en Catalunya: "Queramos o no, esto va frenando la dinámica normal de inversión pública de cualquiera de las administraciones. Necesitamos estabilidad jurídica, económica y política".

Las elecciones municipales mantienen la licitación

Las licitaciones públicas en Catalunya se incrementaron en 559 millones de euros en el 2017 en relación al año anterior, con lo que alcanzaron la cifra de 1.690 millones de euros. Pese a ello, el volumen licitado público queda muy lejos de los 3.750 millones de media de los últimos 20 años. El crecimiento que se produjo el pasado ejercicio vino dado por el incremento de la actividad de las administraciones locales y está ligado con las elecciones municipales que se deben celebrar en el 2019. Los ayuntamientos han incrementado el volumen de licitación en 496 millones de euros, hasta alcanzar los 1.046 millones, que representa un 62% de la actividad pública.