Ir a contenido

operación societaria

Los Hevia últiman la venta del 50% de Freixenet a Henkell

José Luis Bonet y la familia Ferrer mantendrán el 49,3% del capital de la multinacional catalana

El Periódico

Cavas Freixenet en Sant Sadurní dAnoia.

Cavas Freixenet en Sant Sadurní dAnoia. / JOSEP GARCIA

Las familias Hevia y Bonet ultiman la venta de un paquete accionarial del 50,7% de Freixenet a la empresa alemana Henkell. Según fuentes cercanas a la compañía, la operación se cerrará en breve después de que esta semana se hayan producido reuniones en Alemania para abordar el acuerdo, aunque la operación aún no se ha firmado.En la operación de venta no intervendrán el presidente de la compañía, José Luis Bonet, ni la familia Ferrer, que mantendrán el 49,3% restante del productor de cava, según ha publicado el diario 'El País'

La familia Hevia Ferrer, que cuenta con el 42% de las participaciones de Freixenet, ya puso sobre la mesa la opción de la venta de la compañía en enero de 2016. La operación topó con la negativa total de los Ferrer, que tienen el 29% de las acciones, y dividió a los Bonet, que tienen otro 29%. Los Hevia, que ocupan una vicepresidencia de la compañía a través de Enrique Hevia, estaban descontentos con la gestión de la compañía, que consideraban errática, y con la rentabilidad de la empresa.

Finalmente, se decidió pacificar la empresa con la creación de una dirección colegiada integrada por las tres familias. Sin embargo, los Hevia Ferrer y parte de los Bonet han decidido resucitar la oferta de Henkell. La venta, en todo caso, no pasó por el consejo de administración celebrado el viernes, en el que la sociedad decidió mantener la sede social en Catalunya. Freixenet facturó en su último ejercicio fiscal 535,1 millones, el 1,15% más que el año anterior y casi cuadruplicó su beneficio, hasta los 8,4 millones

Oferta de Henkell

El grupo vinícola alemán Henkell & Co presentó una oferta formal para la compra de Freixenet finalmente en noviembre del 2017. Henkell estaba dispuesto a adquirir el 58% del accionariado que ahora está en manos de las ramas familiares Hevia Ferrer y los Bonet Ferrer. Henkell, que es filial del grupo alemán Dr. Oetker. Los Hevia Ferrer están dispuestos a vender su parte, mientras que los cuatro hermanos Bonet Ferrer, que controlan este mismo porcentaje, están divididos. 

Los Ferrer, por su parte, son contrarios a vender la compañía y están dispuestos a ejercer su derecho de tanteo, igualando la oferta de Henkell y convirtiéndose en accionistas únicos de Freixenet. Pero para ello necesitan financiación, por lo que están negociando con la banca un crédito. La oferta de Henkell podría valorar la empresa catalana en unos 500 millones de euros, aunque de este importe habría que descontar la deuda de la empresa, que ronda los 300 millones. Las familias deberán ahora estudiar la oferta y anunciar sus posiciones.

Temas: Freixenet