Ir a contenido

balance anual

Reynés retrasa el plan estratégico de Gas Natural para darle un "toque personal"

La compañía gana el 1% más en el 2017 gracias a la venta extraordinaria de activos

P. Allendesalazar

Fachada de la sede central de Gas Natural en Barcelona.

Fachada de la sede central de Gas Natural en Barcelona. / ALBERT BERTRAN

Un "poquito de tiempo" y una "cierta paciencia". Es lo que ha pedido este miércoles el nuevo presidente ejecutivo de Gas Natural Fenosa, Francisco Reynés, apenas un día después de ser aupado al puesto para sustituir a Isidre Fainé desde Abertis, compañía también controlada por La Caixa. Su primera decisión ha sido retrasar el nuevo plan estratégico 2018-2020, informalmente previsto para finales de mes, con el objetivo de darle un "cierto estilo personal".

La presentación de la nueva estrategia tendrá lugar antes de que acabe el primer semestre y será a la vez que la junta de accionistas, que suele celebrarse en abril y que por primera vez será en Madrid en lugar de en Barcelona tras el traslado "temporal" de la sede social provocado por el conflicto secesionista del pasado octubre. El nuevo ejecutivo ha dejado la puerta abierta a revertir el cambio, aunque con cierta ambigüedad: "Todas las decisiones son reversibles, y por tanto temporales, mientas no se tome la contraria".

Reynés, hombre de confianza de Fainé y directivo al alza dentro del 'holding' de La Caixa desde hace años, ha querido mostrar su "confianza" en Gas Natural, una "gran compañía" que opera en un "sector que por muy convulso que pueda parecer es muy resilente". También ha proclamado que con su nombramiento arranca una "etapa de transformación" de la firma, pero no ha querido dar muchos detalles.

Fusiones y ventas

El ejecutivo, así, no ha descartado que el grupo protagonice alguna fusión, como la que La Caixa sondeó con la portuguesa EDP el pasado septiembre. Pero lo ha circunscrito a que sean operaciones que "creen valor" para el accionista, objetivo principal de la nueva estrategia. Tampoco ha querido pronunciarse claramente sobre las negociaciones de Repsol para vender su 20% de Gas Natural al fondo CVC

Por su parte, el consejero delegado saliente, Rafael Villaseca, ha juzgado "razonable" su cese tras 13 años en el puesto y se ha declarado "satisfecho" por su gestión y por los resultados obtenidos en el 2018, un año "dificilísimo". El grupo ganó de 1.360 millones, un 1% más gracias a las plusvalías por la venta de activos. Sin ello el beneficio hubiera caído un 7,6% por el desplome de los ingresos brutos del negocio eléctrico liberalizado en España (54,5%) a causa de la guerra de precios para ganar clientes que vivió el sector hasta noviembre. 

0 Comentarios
cargando