Ir a contenido

expectativa de resultados

La banca prevé ganar más este año gracias a la subida del euríbor

El sector estima que las cuotas hipotecarias comenzarán a encarecerse a mediados del 2018

La mejora para las entidades será paulatina y no se notará con fuerza hasta finales del 2019

Pablo Allendesalazar / Max Jiménez Botías

Varias personas esperan para operar en un cajero de una oficina de CaixaBank en la plaza de Catalunya.

Varias personas esperan para operar en un cajero de una oficina de CaixaBank en la plaza de Catalunya. / ALBERT BERTRAN

Vienen buenos tiempos (o aún mejores) para la banca, y por tanto peores (pero moderada y paulatinamente) para los hipotecados. La travesía del desierto en que entró el sector a comienzos del 2016, con la bajada de los tipos oficiales al 0% por parte del Banco Central Europeo (BCE) y la entrada del euríbor en negativo, enfila su recta final. La salida del túnel durará años para las entidades, pero en el 2018 ya confían en ganar más dinero con su negocio básico en España gracias al encarecimiento de los créditos.

Los ingresos primarios del sector (el margen de intereses: diferencia entre lo que cobra por los créditos y paga por los depósitos) caen desde el 2014, precisamente desde que las hipotecas comenzaron a abaratarse como consecuencia de las medidas del BCE para estimular la economía. Los cincos mayores bancos (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell) ingresaron el año pasado 15.512 millones de euros en España, el 1,5% menos (242 millones) que en el 2016 y el 13,5% menos (2.427 millones) que en el 2014.

El sector, sin embargo, espera que esta tendencia se revierta este ejercicio. El euríbor subió el pasado enero respecto a diciembre del -0,19% al -0,189%, su primer incremento intermensual desde agosto del 2016. Aunque lleva 24 meses en negativo, supone un primer indicio de un cambio de tendencia. De momento los hipotecados no lo van a notar (bajó 0,094 puntos respecto a enero del 2017). Pero las cuotas podrían empezar a subir en breve.

Tipos al alza

El servicio de estudios de Bankinter prevé que el euríbor suba hasta cerrar en el -0,16% el primer trimestre, el -0,1% el segundo, el -0,15% el tercero y el -0,05% el cuarto. De confirmarse, las hipotecas comenzaría a encarecerse a mediados de año, ya que estos índices tendrían que compararse con un euríbor medio del -0,103% en el primer trimestre del 2017, del -0,132% en el segundo, del -0,159% en el tercero y del -0,186% en el cuarto.

El impacto para los endeudados va a ser moderado. Tomando la previsión del cuarto trimestre y una hipoteca de 120.000 euros a 20 años con un interés del euríbor más un 1%, el encarecimiento anual de la cuota sería de 39,91 euros (3,32 euros al mes). Pero irá a más. Bankinter prevé que el euríbor ascienda al 0% en el primer trimestre del 2019, al 0,15% en el segundo, al 0,25% en el tercero y al 0,35% en el cuarto.

Por segunda vez

La subida del euríbor responde a la reducción del programa de compras de deuda del BCE. Las ha bajado de 60.000 a 30.000 millones de euros al mes en enero y los expertos prevén que les dé fin en septiembre o diciembre. La subida de los tipos oficiales tardará algo más: se espera que los coloque en el 0,25% en el tercer o cuarto trimestre del 2019. En cualquier caso, habrá que ver si las previsiones de la banca se cumplen. El año pasado también esperaba que las cuotas hipotecarias subieran y no sucedió.

Pero de hacerlo se dejará notar en los resultados. Bankia, por ejemplo, estima que sus ingresos subirán en 250 millones al año a partir de finales del 2019 si se confirma que el euríbor sube 0,5 puntos para entonces. El Sabadell calcula 225 millones. Ello además se verá acompañado con un incremento del crédito que también mejorará los resultados. El Santander prevé que el saldo de préstamos crezca por fin este ejercicio, aunque no con "cifras espectaculares". El BBVA, por su parte, destaca que los mayores ingresos por comisiones y los menores gastos (oficinas y plantilla) y provisiones también ayudarán a la mejora paulatina del beneficio.

Futuro regreso a los depósitos

Los bajos tipos de interés también se dejan notar en los ahorros. El BCE cobra un 0,4% a los bancos por guardarles el dinero, con lo que el tipo de los depósitos a un año se ha derrumbado desde el 1,39% del 2014 hasta el 0,16%. En consecuencia, las entidades llevan años incentivado a sus clientes a contratar productos de más riesgo (y con más comisiones) como fondos de inversión y planes asegurados para lograr una rentabilidad mayor. Pero este proceso se puede revertir en parte cuando comiencen a subir los tipos.

Así lo ha apuntado esta semana el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, durante la presentación de los resultados anuales de la entidad. Habrá un trasvase hacia los depósitos por parte de los clientes que han permanecido en fondos de inversión a corto plazo, principalmente monetarios, en los que la rentabilidad ha sido más bien baja o negativa. Sin embargo, eso no ocurrirá tan claramente con los clientes que han permanecido en fondos de inversión con más riesgo y rentabilidad. “Si han tenido un buen asesoramiento, se mantendrán en ese tipo de productos y no volverán a los depósitos a plazo”, ha afirmado.

El ejecutivo, en cualquier caso, no estima que ese proceso vaya a producirse antes del 2019. Aunque el banco prevé que el euríbor vaya al alza en el presente ejercicio, cree que lo hará de forma moderada. “En el 2018 se va a mantener la tendencia de tipos negativos o cero en el mercado, con lo que la composición de los resultados no cambiará sustancialmente”, ha asegurado Gortázar. Por ello, la entidad va a seguir apostando por crecer en fondos en el 2018 para que el aumento de comisiones que ello conlleva ayude a mejorar su cuenta de resultados. Sin ir más lejos, la entidad ingresó algo más de 2.400 millones de euros por ese concepto en el 2017. El resto de grandes bancos también tiene como objetivo aumentar los ingresos por comisiones a lo largo del 2018.

0 Comentarios
cargando