Ir a contenido

relevo previsto

González dejará la presidencia del BBVA en el 2019 a un sustituto interno

El banquero presume de no haberse dejado "achantar" nunca por los políticos

Considera "irrecuperable" las ayudas a Bankia y un "problema" comprar el Popular

P. Allendesalazar

El presidente del BBVA, Francisco González.

El presidente del BBVA, Francisco González. / JOSÉ LUIS ROCA

Recta final para Francisco González, presidente del BBVA desde 1998. El banquero ha confirmado este jueves que dejará el puesto antes de cumplir 75 años en octubre del 2019. Lo anunció en el 2016, pero había dudas porque la entidad ya retrasó antes dos veces la edad de jubilación de su presidente (de 65 a 70 años y luego de 70 a 75). "El consejo está trabajando en un plan de sucesión. Yo también me voy a involucrar. Tenemos un equipo fabuloso y no va a haber sorpresas", ha afirmado. 

Preguntado sobre si su sustituto será uno de los actuales altos cargos y si el consejero delegado, Carlos Torres Vila, tiene opciones ha contestado: "Le diría a lo gallego: ¿Y usted qué cree?. Cualquier cosa que no vaya por ahí sería una sorpresa, empezando para mi". Su respuesta tampoco descarta otra opción que se viene rumoreando: que José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo y exalto cargo del Banco Central Europeo y el Banco de España, sea presidente no ejecutivo y Torres Vila amplíe sus poderes.

El veterano banquero ha defendido que su principal legado es dejar un banco "que no se deja achantar por el poder político" pese a sufrir "momentos muy duros". Entre ellos, ha citado el intento de Sacyr de controlar el banco en el 2004 con respaldo de parte del Gobierno de Zapatero, pero no las presiones de este Ejecutivo para apoyar en la salida a bolsa de Bankia ni del de Rajoy para que entrase en la Sareb.

Todos a la cárcel

En esta línea, ha pintado un retrato muy duro de España: "Cuando la relación de empresarios y políticos pasa de un punto sucede la corrupción, como hemos visto en los últimos años. En cualquier país desarrollado todos hubieran ido inmediatamente a la cárcel y aquí no ha sucedido".

El ejecutivo no ha evitado ningún tema polémico. Así, ha reclamado al Gobierno que admita que es "irrecuperable" todo el dinero inyectado a Bankia y ha negado estar interesado en comprar "bancos físicos", pese a los rumores que afirman su interés por la entidad. También ha asegurado alegrarse de no haber comprado el Popularadquirido por el Santander, porque ahora tendría un "problema" y porque las compras actuales no cubran el coste de capital. En esta línea, ha admitido que hoy no hubiera comprado Catalunya Caixa, como hizo en el 2014.

Comisión inservible

 No se ha quedado ahí. Ha defendido que la comisión de investigación de la crisis del Congreso "no sirve para nada", ha mantenido que el impuesto a la banca que propone el PSOE es más propio de "Bolivia que de Europa", y ha apoyado a Luis de Guindos para la vicepresidencia del BCE pese a ser político pero con una puya: "Es un puesto técnico, sin relevancia pública".

El BBVA ganó 3.519 millones de euros en el 2017, apenas un 1,3% más que un año antes más debido a la pérdida de 1.123 millones que le causó la depreciación de Telefónica, de la que posee el 6,9%. En España ganó 880 millones (1.381 millones menos 501 millones de pérdidas inmobiliarias), el 183% más, pero el principal motor sigue siendo México (2.162 millones, 9,2% más).  

0 Comentarios
cargando