Ir a contenido

evolución de los indicadores

La tasa de paro bajó al 16,5% en el 2017, el nivel más bajo desde el 2008

La EPA constata una reducción del desempleo en 471.000 personas el pasado año, por debajo de las previsiones del Gobierno

Catalunya fue la segunda comunidad autónoma con mayor descenso del paro interanual, solo por detrás de Andalucía

Mercedes Jansa

La tasa de paro bajó al 16,5% en el 2017, el nivel más bajo desde el 2008
Turistas en el paseo de Lluís Companys de Barcelona.

/

El 2017 fue un buen año para el empleo pero no se cumplieron las expectativas del Gobierno, en parte porque el último trimestre se produjo un frenazo en el mercado de laboral con una caída de la población activa y un aumento del paro pese a incluir la campaña de Navidad. En el balance anual quedan más difuminados estos aspectos negativos porque creció el empleo, bajó el paro y se incrementó el trabajo a tiempo completo, pero nada puede ocultar la alta tasa de temporalidad que se resiste a bajar.

Por quinto año consecutivo el paro se redujo en el 2017 y el número total de desempleados quedó en 3.766.700 personas, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La reducción del desempleo, no obstante, fue inferior a la de años precedentes. La tasa de desempleo se situó en el 16,55%, el nivel más bajo desde el 2008.

El empleo por su parte creció en 490.300 personas, el cuarto incremento anual consecutivo. Al finalizar el año había 18.998.400 ocupados, un ligero descenso respecto de la cota de 19 millones de empleos que se superaron en el tercer trimestre, pero es la más alta desde el 2008.

Catalunya, segunda comunidad con descenso

Catalunya cerró el 2017 con un total de 479.200 parados, con un retroceso de 79.200 personas, siendo la segunda comunidad autónoma con un mayor descenso del paro interanual, solo por detrás de Andalucía, con 159.700 parados menos que hace un año.

Del total de parados, 236.500 son hombres, con una tasa de paro del 11,85 %, y 242.800 son mujeres, entre las que la tasa de paro se sitúa en el 13,49 %.

Con una tasa de actividad del 61,72 %, el total de ocupados se situó en los 3.316.200 de personas. En el tercer trimestre del año, el paro aumentó en Cataluña en 3.600 personas

La realidad de las cifras es menos entusiasta que las previsiones del Gobierno. En marzo del 2017, el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado  cifraba la creación de empleo en más de medio millón de personas (506.000) y preveía una ocupación superior a los 19 millones de trabajadores. Por el contrario, auguraba una cifra de parados ligeramente por encima a la ofrecida en  la EPA.

Temporalidad enquistada

En todo caso, la temporalidad sigue siendo el principal problema de la sociedad española. En el cuarto trimestre la tasa de temporalidad se ha instalado en el 26,7%, por debajo de la del trimestre anterior, pero dos décimas más alta que en el mismo periodo del 2016. El descenso a final de año se debe a que no se renuevan muchos contratos firmados durante la etapa estival. Pero en términos interanuales aumenta porque el empleo temporal crece a una tasa superior que el indefinido (el 4,4% frente al 3,2%).

No obstante, tras un cuarto trimestre malo para el empleo estable, el  balance del pasado año ha resultado más positivo. El empleo a tiempo completo se ha incrementado en 517.900 personas en el 2017 y el empleo a tiempo parcial ha bajado en 27.600.

Otro dato significativo es que en el cuarto trimestre del año ha bajado el número de empleados a tiempo completo y ha aumentado el de los que tienen jornada parcial en 79.600 personas. La población  ocupada a tiempo parcial sumaba 2.805.400 personas al finalizar el cuarto trimestre, de las que el 74% eran mujeres.

En la EPA se observa también una consolidación del trabajo parcial no deseado o involuntario, que representa más de la mitad (57,3%) del empleo de este tipo.

La tasa de parcialidad subió en el cuarto trimestre del año cinco décimas respecto del anterior y quedó en el 14,8%.

El ejemplo del sector público

Un ejemplo de esta forma de precariedad se muestra en los datos de empleo del sector público. Aunque en el conjunto del 2017  la mayoría del crecimiento de la ocupación se debió al sector privado, en el cuarto trimestre del año el empleo público sumó 12.700 nuevos trabajadores frente a un descenso del privado de 63.500.

El efecto positivo sin embargo es nulo en el conjunto del año ya que de los 88.600 nuevos empleos creados en el 2017 en el conjunto de las administraciones públicas (AAPP), casi el 70% fue temporal. La peor parte se la llevaron los jóvenes, cuya contratación ha crecido en las AAPP pero con un 82% de contratos temporales.

Más paro entre las mujeres y menos entre los jovenes

En el último trimestre del año el empleo aumentó entre las mujeres y disminuyó entre los hombres, pero en el cómputo anual hay más mujeres en paro (1,9 millones) que hombres (1,8 millones).

Los mayores de 50 años ocuparon seis de cada diez nuevos empleos creados en el 2017. El mayor repunte se concentró en los mayores de 55 años, con 174.700 empleos. Los de 50 a 54 años consiguieron 117.400 puestos de trabajo el año pasado. Los jóvenes de 20 a 24 años ganaron 93.600 empleos y los de 16 a 19 años lograron 21.600. Sin embargo, en el último trimestre del año ambos grupos de edad destruyeron empleo.

Los llamados ‘ni-nis’, los jóvenes de entre 16 y 29 años que ni estudian ni trabajan en España sumaron 1,07 millones, la cifra más baja desde mediados del 2007.

El año pasado se redujo el número de hogares con todos sus miembros en paro en  177.200, hasta situarse en 1.210.500, aunque en el último trimestre se habían incrementado en 16.700 respecto del trimestre anterior.

Los hogares con todos sus integrantes ocupados aumentaron en 331.300 durante el 2017 hasta un total de 10.215.000 hogares, aunque también en este caso el cuarto trimestre fue malo ya que el número de familias con todos sus miembros ocupados descendió en 20.300.

0 Comentarios
cargando